Esquel, domingo 17 diciembre de 2017

Penales y machete

Racing empató 1 a 1 con Belgrano de Esquel pero le ganó 3 a 2 en los penales. El arquero Cottet sacó dos disparos gracias a un machete con datos de los pateadores.

Penales y machete


Los partidos con vibraciones, emociones e incertidumbre hasta el último suspiro, honrar al fútbol. Jerarquizan todo torneo donde ocurran. "El fútbol es tan atrapante porque los jugadores ni los espectadores conocen cual será", supo decir un conocido técnico europeo.

Eso se vivenció ayer en el Cayetano Castro, en la eliminatoria entre Racing de Trelew y Belgrano de Esquel por el Provincial, saldada con victoria para una "Academia" que transpiró más de lo esperado para doblegar a un aplicado "Xeneize" corddillerano.

Un gol en tiempo de descuento, en una jugada considerada polémica por el elenco cordillerano, le permitió al equipo de Guillermo Samso forzar una impredecible definición por penales que le dio el pase a la fase final del torneo, donde espera J.J. Moreno. Los rendimientos de Kevin Garay y Nicolás Cottet, fueron decisivos.

La magia de lo impensado

El contexto de situación que se esperaba observar en el césped era una clasifiación accesible de Racing. De hecho, hubo quienes especularon con una goleada a favor del equipo "albirrojo".

Los jóvenes valores de Racing, que supieron codearse con preparación profesional en los planteles federales que integraron y que están sometidos a una intensa preparación física, eran a priori superiores al equipo enteramente amateur de Belgrano.

Sin embargo, el fútbol, fiel a su esencia, tenía deparado otra función de lo impensado. Si bien el conjunto local asumió la iniciativa, careció de precisión durante el primer tiempo para generar ocasiones de riesgo en el arco protegido por Fabio Bahamonde, el peculiar arquero visitante.

Impacto esquelense

Belgrano supo resistir los embates carentes de aceite de Racing. Transcurrida la media hora de juego, ante la ineficacia local para crear riesgo, la visita se adelantó unos metros. Y hubo pleno absoluto.

A los 39 minutos, en la jugada creativa más clara de la etapa inicial. Sebastián Barrera, que se desempeña en el Servicio Penitenciario Federal, recibió de frente al arco, en el área grande, un envío desde el flanco derecho. Barrera no desaprovechó la ocasión y fulminó a Nicolás Cottet para instalar la sorpresa en el Cayetano Castro.

Con el silbatazo del entretiempo, el interrogante surgió. Los dos partidos por el Provincial, el de ayer y el de la semana pasada, junto al cotejo liguista del jueves, ¿estaban haciendo mella en el rendimiento de Racing?

A Belgrano poco le importaron los interrogantes que tenían los espectadores racinguistas. Con un esquema defensivo y eficiente, estaban causando sensación en Trelew. Habían anulado con elevada eficacia al ataque "Albirrojo" en la primera mitad.

El riesgo de Racing

Al inicio del segundo tiempo, el "Xeneize" dirigido por el exgerminalista Cristian Barcelona, retrocedió unos metros. Racing mantuvo la iniciativa sobre el césped. Pero a esa hegemonía territorial le sumó pizcas de creatividad. Kevin Garay empezó a mostrar sus cualidades, con gambeta y guapeza para tomar la pelota en momentos donde el reloj avanzaba sin prisa, pero sin pausa.

Esta aparición de Garay surtió efecto. Estimuló a sus compañeros. Esto se tradujo en ocasiones claras para empatar. El ingresado Alan Nieto contó con dos oportunidades, a los siete y a los 18 minutos. Y Brian Castillo estrelló en un tiro en el poste, a los 38.

A estas jugadas se sumó un asedio permanente de centros al área de Bahamonde, que respondía a ellos de una forma extraña, característica de los jugadores no profesionales. No irradiaba seguridad, pero era relativamente preciso.

Esto se complementaba con los dos pilares de la estrategia del "Xeneize". Por un lado, la escuadra de Barcelona estaba agazapada a la espera de contar con una nítida ocasión para sentenciar la historia. Hubo merodeos en el área de Cottet, pero no se consumaron en disparos claros.

Propia medicina

El otro factor consitía en ralentizar lo máximo posible las acciones de juego. Dicho en criollo, hacer tiempo. Ante un saque lateral, un saque de arco, una infracción o un cambio, los futbolistas esquelenses se las ingeniaban para demorar las acciones.

En tiempo de descuento, a medida que crecían las palpitaciones, Belgrano sufrió aquello que ejecutaba. Damián Villaroel, se desplomó en el césped. Bahamonde tomó la pelota en sus manos y la sacó al lateral, en 3/4 de cancha propia, para facilitar la atención de su compañero. Racing no devolvió el balón y el árbitro no detuvo al juego al considerar que Villaroel demoraba las acciones, a propósito. El saque lateral derivó en un mano a mano de Garay con Bahamonde, que se transformó en el empate que enviaba el partido a la definición por penales. Villaroel fue sustituido y caminaba con dificultad. Desde Belgrano, juran que estaba herido. No lograron convencer al referí.

El heroísmo de Cottet

La definición comenzó esquiva para Racing, con Belgrano convirtiendo el primer penal y Cottet errando el suyo, el inicial de Racing.

Gracias a un papel con el perfil de los pateadores del "Xeneize", Cottet logró contener dos penales: el de Juan Yañez (fue al medio y el golero solo tuvo que levantar las manos) y el de Paul Crespo. Con la serie 2-2, Facundo Larreguy fusiló a Bahamonde y terminò de clasificar a la "Academia" a la fase final del Provincial.


⚡ ¿Probaste nuestra web en Alta Velocidad en tu smartphone?
Permite ver las noticias en menos de un segundo.

¿Te gustó la nota?

1 2 3 4 5


Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores.

Sobre el Autor