Esquel, lunes 18 diciembre de 2017

Las Pelotas, un grupo visceral en el escenario

La banda vuelve a la región y tocará en Regina, Centenario y Lamarque. Antes de los recitales "Río Negro" habló con el tecladista del grupo Sebastián Schachtel

Las Pelotas, un grupo visceral en el escenario


El rocanrol de Las Pelotas comenzó a sonar en 1988 y no para. En pleno el tour sureño estará el jueves 5 de marzo en la Fiesta de la Vendimia, el viernes 6 en la Fiesta del Pionero en Centenario y el viernes 13 en el Polideportivo Municipal de Lamarque dentro de la Fiesta del Nacional del Tomate y la Producción. Forman el grupo Germán Daffunchio en voz y primera guitarra, Tomás Sussmann en la segunda, el baterista Gustavo Jove, Gabriela Martínez en bajo, Alejandro Gómez en percusión y vientos, y en teclados desde 1997, el también coproductor de la última placa de estudio "Cerca de las nubes", Sebastián Schachtel, quien charló con "Río Negro" en Buenos Aires a poco de regresar de Chubut.

- Tarea peculiar la tuya, dado que se trata de producir una banda cuya historia comienza antes de tu participación en ella, y luego justamente el que la integres, hace mucho mayor la exigencia.

- Es así… De alguna manera, es un trabajo que vengo haciendo desde hace mucho porque yo tocaba en La Portuaria y también tenía un rol que me involucraba en la producción, al mismo tiempo era miembro del cuarteto. Ese doble papel de tratar de trabajar desde afuera en la producción discográfica, siendo parte, es algo a lo que estoy acostumbrado. Tiene sus ventajas y desventajas. El primer disco que produje de Las Pelotas, "Esperando el milagro" lo hice un tanto externamente, porque si bien era parte del proyecto y tocaba ya en los recitales en vivo, también seguía con Diego Frenkel. Ahora me dedico totalmente a Las Pelotas, es verdad.

Entre las ventajas… Los últimos dos compactos los produje con Germán, ambos trabajamos y eso fue muy bueno porque las miradas de los dos ayudan mucho en el resultado final. Yo tengo la sensación de que una ventaja es que, si bien el disco lo plasmamos en la grabación, último tramo de su etapa productiva, lo venimos pensando de mucho antes. Por ejemplo, hace más de medio año que estamos craneando, elucubrando el material del futuro disco. Y eso se da, a veces, en momentos de intimidad como después de un concierto, en la pieza de un hotel, durante un largo viaje que hacemos en micro o en avión, donde aburridos empezamos a charlar lo que imaginamos para él. Es como si dijéramos ¿qué cuadro deseamos pintar? ¿Un paisaje, una persona, algo abstracto, qué queremos, qué tenemos ganas de hacer? Esas son ventajas de estar adentro porque comparto mis criterios con todo el grupo y ahí se destila en la artística del compacto.

- De hecho también componés…

- Claro, y los últimos tiempos venimos adoptando un modo de labor a través de encuentros en el estudio (Los Ángeles) que tenemos en Nono, Córdoba. Germán vive cerquita, pero los que estamos en Buenos Aires nos vamos para allá cinco, seis días y nos concentramos en la composición y en armar temas. .

- Apelo nuevamente a tu mirada, pero ahora ubicándote en el escenario, desde las intro y los acordes de tu teclado. No estás al frente como Germán y Gabriela, casi en un cuerpo a cuerpo con el público, y desde esa posición podés ver la actitud de tus compañeros.

- Sí… Puesto en ese rol, medio de testigo y de afuera, me cuesta un poco, porque yo también necesito involucrarme y ser parte del equipo. No soy un director técnico dentro de la cancha, soy otro músico en el escenario, uno más, y trato de fundirme con todos porque si no es como medio disociado. Pero, sí es cierto que estoy en una especie de segunda línea que me permite responderte. Creo que la nuestra, es una banda que se mueve como un equipo en funcionamiento sobre el escenario, como un organismo que respira por cada uno de los integrantes. Y cuanto más concentrados estamos y más pendientes, escuchando lo que toca el otro, más logramos esa comunión que es la experiencia en vivo.

Es un grupo bastante visceral y disfrutamos mucho de los recitales, sobre todo en lugares que no conocemos. Estuvimos el 1 de marzo en Esquel, en la fiesta aniversario de la ciudad, y el tablado estaba armado sobre las vías de la trochita. Era un marco genial con la estación del tren, la gente, las montañas, algo maravilloso, la luna que salía oscurecida por el humo de los incendios. Todo muy especial. Las Pelotas vive el vivo como algo muy particular, aunque también nos encanta encontrarnos en el estudio y trabajar el audio, imaginar temas, pero el vivo es parte central de nuestra vida musical.


⚡ ¿Probaste nuestra web en Alta Velocidad en tu smartphone?
Permite ver las noticias en menos de un segundo.

¿Te gustó la nota?

1 2 3 4 5


Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores.

Sobre el Autor