Esquel una ciudad dividida tras la desaparición de Maldonado

En las calles se percibe desconfianza y opiniones divergentes. La presencia de Gendarmería y los conflictos mapuches no son novedad.

Esquel una ciudad dividida tras la desaparición de Maldonado

Actualidad | 27 agosto 2017

Desde los primeros días de agosto pasado el nombre de Santiago Maldonado no es desconocido para casi nadie en las calles de Esquel. El caso del joven de 28 años, desaparecido durante una represión de Gendarmería, ubicó a esta localidad cordillerana en las tapas de medios nacionales y del exterior.

El caso Maldonado atraviesa todas las capas del entramado social de esta pintoresca localidad de 45.000 habitantes. Cada cual tiene su propia mirada. Algunas voces responsabilizan de lo ocurrido a los mapuches del RAM (Resistencia Ancestral Mapuche) que están señalados como los presuntos autores de varios actos de vandalismo y amenazas en esta parte de la Patagonia. Otras apuntan hacia los mapuches de la comunidad Pu Lof en Resistencia, que ocuparon un campo de 1.222 hectáreas, ubicado en el departamento de Cushamen, a unos 85 kilómetros de Esquel. Ese pedazo de tierra formaba parte del dominio del grupo Benetton, que tiene alrededor de 844.000 hectáreas en la Patagonia. Allí, ocurrió la represión del 1 de agosto último a manos de decenas de gendarmes que irrumpieron en el campo.

Y algunos habitantes responsabilizan a la Gendarmería por la desaparición de Santiago. Es lo que se percibe y escucha al caminar por calles de esta localidad, enclavada en medio de varios cerros, donde el intenso frío atraviesa el mejor abrigo.

“Uhh, del caso Maldonado se habla todo el tiempo, ya cansa. Están todo el día con eso”, comentaron Carlos y Antonella, mientras caminaban por la calle Sarmiento, con unos cajones de madera que les habían dado de una verdulería. Antonella se cuida de dar su apellido. En esta localidad hay desconfianza, sobre todo cuando se trata de extraños que hacen preguntas sobre Santiago.

Fuente: Rio Negro

“Está bueno que se pelee por los derechos humanos, que no haya avasallamiento porque todos somos iguales”, expresó Luis Seco, que trabaja desde hace años como taxista.

“Acá la gente cree que le dieron demasiada trascendencia al tema y le ve como una movida política”, opinó Norma Pazos. “Uno ve como que muchos se quisieron colgaron del caso”, sostuvo. “Ojalá que aparezca (por Santiago) que se sepa qué pasó”.

“Lo que sabemos por los medios es que Santiago fue a apoyar a la gente de la comunidad y llegaron los gendarmes”, resumió Ayelén Mansilla.

Danilo García trabaja en el kiosco de su familia. No tiene problema es señalar las grietas que presenta la sociedad de Esquel en torno al caso Maldonado. “Hay una falta de empatía con la desaparición de Santiago”, lamentó. “Acá, a la gente lo único que le importa es la quintita propia”, afirmó el joven.
Los polémicos
dichos del intendente
Las polémicas declaraciones del intendente de Esquel, Sergio Ongarato, dejaron a algunos habitantes con la boca abierta. Otros, en silencio, las consintieron. “Lo que a nosotros nos preocupa de esto (del caso Maldonado) es que, como ciudad turística, nos pone en el tapete, no por nuestras bellezas (naturales), no por nuestro centro de esquí, sino que nos complica desde el punto de vista turístico porque aparecemos con esta mala noticia, que es conocida ya en todo el país”, expresó Ongarato, a radio Splendid.
El 12 de abril pasado, el concejal suplente de Cambiemos, Ricardo Parisi, había agradecido a Dios “no contar con sangre mapuche o tehuelche”. Lo dijo porque estaba molesto por una protesta de trabajadores municipales, en las afueras del Concejo Deliberante.
Convivencia histórica
con Gendarmería
La convivencia con Gendarmería Nacional es histórica en Esquel. El Escuadrón 36 funciona desde 1941 y ocupa un amplio predio en el ingreso a la ciudad. Los gendarmes son vecinos que se ven todo el tiempo, en los supermercados, tiendas o en la calle.
En Esquel varios vecinos dan crédito a la hipótesis que sostiene que Santiago no estaba el día de la represión en el campo. También creen en la versión del puestero Evaristo Jones, que lesionó a un integrante de un grupo de encapuchados que lo atacó la noche del 21 de julio pasado, en una estancia de Benetton, en Epuyén.
El puestero aclaró en una entrevista con “La Nación” que apenas fue un corte. Y en algunos puestos de diarios o cafés no descartan que “los del RAM lo tengan oculto”.

LEA MÁS:  ⚡ ¿Probaste nuestra web en Alta Velocidad en tu smartphone?
Permite ver las noticias en menos de un segundo.

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores.

Sobre el Autor

Noticias de Esquel
Esquel - Diario Digital | Noticas de Esquel y la zona. Diario digital local con actualizaciones diarias. El diario de la ciudad de Esquel y la zona.