Realizaron un procedimiento donde desapareció Maldonado

El operativo lo ordenó el juez Guido Otranto. Los policías se llevaron del lugar un collar que podría ser del joven. Organismos de derechos humanos que actuaron como veedores aclararon que no vieron el momento en que fue encontrado.

Realizaron un procedimiento donde desapareció Maldonado

Maldonado » Actualidad | 17 agosto 2017

El perro detectó un collar, vimos el momento en que lo levantaron pero no cuando lo encontraron”, explicó ayer Norma Ríos, titular de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH), sobre la única novedad que arrojó el enorme operativo de ayer en la comunidad Pu Lof Cushamen, en Esquel. “Dicen los que estaban en el lugar que el perro fue directamente ahí, según la secretaria del juzgado, una persona manifiestamente antimapuche según pude observar por cómo los maltrataba y por sus risas burlonas, no podemos saber de quién es, salvo que el perro lo detectó, pero dejamos constancia de que no se había hecho ningún tipo de análisis de tierra y agua del sitio para saber si estaba ahí o podría haber sido plantado”, agregó la dirigente. Sin embargo, desde la Comisión Provincial por la Memoria, organismo que participó como veedor del enorme procedimiento de ayer que diversas fuerzas policiales desplegaron por orden de la justicia federal, junto a la APDH y el Centro de Profesionales por los Derechos Humanos (Ceprodh), consideraron que “no hay dudas de que Santiago estuvo ahí y se trata de un caso de desaparición forzada donde la principal fuerza responsable es la Gendarmería”.

La pregunta que quedó flotando es cómo no encontraron el collar en el anterior procedimiento. Los funcionarios aducen que la comunidad no les había permitido pasar pero esto no fue así. “En aquel momento se rastrilló todo y de hecho se encontraron otros elementos, lo que pasa es que hay una política del Gobierno, que algunos miembros del Poder Judicial replican, de intentar judicializar a la comunidad por la desaparición de Santiago Maldonado, encontrar culpables donde no los hay”, destacó Ríos.

El operativo comenzó a las siete y media de la mañana y el juez Guido Otranto convocó a los organismos veedores cuando las fuerzas de seguridad ya estaban en el lugar. Junto a Ríos estuvo Mabel Sánchez, del noroeste de Chubut; Julio Saquero de la mesa nacional de la APDH, Guillermo Anderson de la CPM; Alejandrina Barry, del Ceprodh; además de Fernando Huala y su esposa Andrea, referentes de la Pu Lof.

Al llegar al lugar se encontraron con tres cuadras de camionetas, un helicóptero, drones y vehículos de comunicaciones, además de un camión de Gendarmería apostado a un kilómetro. Del operativo participaron ciento cincuenta efectivos de la Federal y Prefectura, que pasaron luego de acusar a dos mujeres de la comunidad de “obstaculizar el procedimiento”. Dos botes recorrieron el río Chubut, uno salió por el ingreso de la Pu Lof y el otro por las tierras de Benetton.

“Parecía una fuerza de ocupación, pasaron los tres veedores y los demás nos quedamos con los periodistas en el retén, ante cualquier represalia que pudiera sufrir la comunidad”, dijo Barry, que viajó a Esquel para asistir a sus compañeros en el caso.

Saquero, autor de la denuncia inicial por la desaparición de Maldonado, fue otro de los testigos que participó del rastrillaje. “Estoy apesadumbrado, fue un bochorno contra la dignidad de las personas que viven ahí, un operativo gigantesco, jamás vimos algo así desde marzo 2015 cuando comenzó el conflicto” por las tierras de Benetton, dijo Saquero en diálogo con este diario. Por un lado, Saquero y los demás dirigentes entienden que el hallazgo del collar apoya la veracidad de la primera versión recogida por la Defensoría, en cuanto al recorrido que pudo haber seguido Santiago cuando no logró cruzar el río, porque fue encontrado a unos 50 metros de lugar donde había sido hallado el gorro. Esos testimonios indican que Maldonado quedó escondido, lo golpearon y luego fue cargado en un Unimog de la Gendarmería que partió rumbo a Esquel. “Cuando retiraron los perros actuó criminalística, que ya conocíamos de los dos procedimientos anteriores, los seguimos y vimos como fotografiaban al collar. Preguntamos quién lo encontró, y nos respondieron que fueron los perros y la secretaria del juzgado, y en ese momento Anderson, que es abogado, quiso saber por qué no relevaban tierra y agua para saber si realmente había sido encontrado ahí. La respuesta fue ‘no es nuestra orden, no podemos hacerlo’, así que nos quedará la duda”, completó Saquero.

La referente de la APDH destacó que la ausencia de Maldonado “es una desaparición forzada –porque creemos en los testigos que dicen que lo levantó una camioneta de Gendarmería y porque ya fuimos veedores en los operativos donde aparecieron las contradicciones y las camionetas lavadas de esa fuerza– que se da en el marco de los reclamos por la libertad del preso político Facundo Jones Huala, a quien visitamos ayer y le pedimos que abandone la huelga de hambre por el peligro que implica para su vida”.

⚡ ¿Probaste nuestra web en Alta Velocidad en tu smartphone?
Permite ver las noticias en menos de un segundo.

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores.

Sobre el Autor