Esquel, martes 16 enero de 2018

El juez Lleral ordenó comparar las muestras tomadas en el río Chubut

Con el material hallado en el cuerpo de Santiago Maldonado. Serán analizadas por la UBA. Buscan descartar que el tatuador haya muerto en otro sitio.

El juez Lleral ordenó comparar las muestras tomadas en el río Chubut


Apenas 24 horas después del rastrillaje que la Justicia llevó a cabo en al río Chubut, donde el 17 de octubre se halló a Santiago Maldonado, el juez Guillermo Gustavo Lleral ordenó ahora remitir las muestras tomadas en el agua, el lecho y los alrededores a peritos de la Universidad de Buenos Aires. El fin: comparar el material biológico y los sedimentos extraídos el miércoles con el hallado durante la autopsia, con la idea de confirmar si hay coincidencia, lo que indicaría que el tatuador murió en ese sitio.

En una cédula enviada a las partes con acceso al expediente, Lleral especificó que será el Laboratorio de Diatomeas Continentales, perteneciente a la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires (UBA), quien estará a cargo del análisis comparativo.

Una experta de esa Facultad de la UBA recibirá en las próximas horas, de manos de la Unidad de Criminalística Móvil de la Policía Federal, cuatro frascos con: sedimento y agua; material vegetal, biológico y agua; y dos con material terroso. Y deberá comunicarle la fecha, la hora y el lugar donde llevará a cabo el peritaje. Lleral busca descartar la posibilidad de que Maldonado haya muerto en otro sitio, a pesar de que la autopsia no halló señales de que el cuerpo haya sido arrastrado y marcó que murió por inmersión e hipotermia.

Lleral le envió una cédula en la que le pide que "realice una pericia para establecer la existencia de microalgas en las muestras (…), con el objeto de ser comparadas con los resultados obtenidos en los estudios complementarios de autopsia realizada".

Las muestras fueron tomadas el martes 12 de diciembre, en un rastrillaje que contó con la participación de dos integrantes del Equipo de Antropólogos Forenses (EAAF), buzos de los bomberos voluntarios de Trelew, con experiencia en rescate de cuerpos en los ríos patagónicos, y un equipo de Criminalística de la Policía Federal.

"Puntualmente, no fuimos a buscar nada, pero fue importantísimo hacerlo", explicó a Infobae una alta fuente de la causa. La aclaración se refería a versiones desmentidas que indicaban que habían ido a buscar la mochila de Santiago Maldonado, una suposición absurda dado que pasaron 56 días desde que el joven apareció muerto en el río, y cuatro meses y 12 días desde la desaparición.

Los buzos de los Bomberos Voluntarios de Trelew, convocados por Lleral, revisaron el río, su profundidad y vegetación. Se hizo inspección subacuática en el lugar del hallazgo, de toda la zona del río circundante al lugar donde estaba el cuerpo, se inspeccionó la profundidad, y se tomaron medidas desde la costa hacia el cauce.

El análisis de los buzos determinó que actualmente el río tiene una profundidad que va de 1 hasta 2,10 metros de profundidad depende del secotr. "Es un terreno irregular, con ramas, fango y corrientes pronunciada", explicó a este medio una fuente que participó del operativo.

Lleral y las partes intervinientes en la causa tendrán material filmado de cómo es el fondo del río, de la profundidad, imágenes que van a servir para completar datos de la autopsia, al igual que las muestras remitidas a la UBA. Los peritos podrán confirmar la existencia de ramas de sauces entrelazadas, comúnmente llamadas "coladores". Al juez le interesaba completar el rompecabezas de qué ocurrió ese día.

Carlos Somigliana y Mariella Fumagalli, del EAAF, estuvieron a cargo de las operaciones técnicas y científicas, autorizados por Lleral a dirigir cualquier medida o dato con los buzos o los policías federales. El Equipo Argentino de Antropología Forense elaborará un informe al magistrado con información sobre la zona, el río, y datos que van a servir para entender en qué circunstancias llegó Maldonado al río, aun no sabiendo nadar.

La Unidad de Criminalística de la Policía Federal ayudó en la comprobación de rastros y en la confección de una planimetría, con registro de fotos y videos, desde la tranquera de la Pu Lof hasta la orilla del río (unos 400 metros) y unos 100 metros de ancho. Tomaron puntos de referencia, como la casilla de guardia (donde durmió la última noche Maldonado antes de morir).

"Para nosotros fue importantísimo, fundamental, se continuó el rastrillaje del 17, cuando el cuerpo nos sorprendió a la noche y era imposible realizar una subacuático ideal en ese instante, que nos fuimos escapando de situaciones violentas, y tampoco no se podía volver rápidamente. Las condiciones no estaban dadas, había diálogo con la comunidad pero no respetaron el acuerdo", comentó una alta fuente judicial de Esquel.

Aparentemente el "acuerdo" que Lleral había conseguido con la comunidad de la Pu Lof, que consistía en entrar y trabajar respetando ciertos lugares considerados importantes para ritos de su cosmogonía, se vio alterado cuando al territorio llegaron otras personas que no respetaron el pacto e impidieron, con agresiones y amenazas, el ingreso al lugar. Eso implicó el retraso de 56 días para volver a la escena donde apareció Maldonado. "Se les fue de las manos, apareció gente que no era de ahí, y los que sí la contuvieron. Son encapuchados que ellos desconocían, la verdad que no sabían explicar quiénes son, puede ser cierto o mentira", admitió la misma fuente.

La causa sigue su curso. En las próximas horas está previsto que viaje desde Luján hasta Esquel a dar una declaración testimonial Alfredo Roncoroni, un bombero y veterinario que participó de la búsqueda y el hallazgo de Santiago Maldonado el 17 de octubre pasado junto a su perro Milo.


⚡ ¿Probaste nuestra web en Alta Velocidad en tu smartphone?
Permite ver las noticias en menos de un segundo.

¿Te gustó la nota?

1 2 3 4 5


Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores.

Sobre el Autor