Esquel, jueves 23 noviembre de 2017

Reconoció el abuso y fue condenado a tres años de prisión

La víctima fue una niña de 11 años. El abuso se produjo en un local comercial y consistió en un episodio de tocamientos de connotación sexual.

Reconoció el abuso y fue condenado a tres años de prisión


El condenado, es un hombre de más de 50 años que, entre otras medidas, deberá someterse a tratamiento psicológico y evitar cualquier tipo de contacto con la víctima y la madre de esta.

Qué es el abuso sexual simple

Este tipo de abuso sexual sucede cuando la víctima es sometida a contactos sexuales, manoseos o tocamientos en zonas íntimas con fines sexuales. Este tipo de contacto sexual se produce en situaciones en las que, o bien el consentimiento no está dado porque el hecho fue realizado mediante violencia, amenaza o abuso de poder, o bien no puede ser dado porque se cometió contra un niño o una niña que tiene menos de 13 años. En el segundo escenario el factor de la edad es muy importante, ya que el delito se configura sin necesidad de que el pequeño haya sido sometido en contra de su voluntad o haya existido abuso de poder. (Abuso sexual contra niños, niñas y adolescentes. Una guía para tomar acciones y proteger sus derechos. Unicef)

Cualquier niño, niña o adolescente puede ser víctima de abuso sexual

El abuso puede afectar a cualquier niña, niño o adolescente, independientemente de su edad, género, etnia y nivel sociocultural. El agresor puede ser cualquier persona. Estadísticamente la mayor parte de los abusadores pertenecen al entorno familiar, de convivencia o de cercanía. Unicef destaca que los niños y adolescentes siempre son vulnerables frente a los adultos porque están en desarrollo, son dependientes y establecen vínculos signados por la asimetría mental y física. “Es central tener presente que los niños, niñas y adolescentes siempre son víctimas frente al agresor”.

Medidas de prevención

Es fundamental favorecer la comunicación con los niños desde que nacen. Reproducimos aquí algunos consejos básicos.

Enseñe a los niños y las niñas los nombres de las partes privadas del cuerpo
Enfatice que el agresor sexual puede ser tanto un familiar, como una personas conocida o desconocida
Hágales saber que tienen el derecho de decidir acerca de su propio cuerpo
Bríndeles seguridad en sí mismos. Anímelos a decir ¡NO! Cuando no deseen ser tocados, aún en formas que no sean sexuales (rehusando cortésmente abrazos, por ejemplo).
Deje en claro que desde los 3 años de edad ya no necesitan ayuda de otros adultos o adolescentes, para ocuparse de sus partes íntimas. Promueva la autonomía del niño para ir al baño, vestirse y bañarse.
Enseñe a los niños y niñas a cuidar sus propias partes íntimas para que no tengan que depender de otros
Enseñe la diferencia entre los “buenos secretos” (una fiesta sorpresa) y los “malos secretos”. ¿Qué es un mal secreto? Aquel que se supone que los niños deben guardar por siempre y esconde acciones que no están bien.
Confíe en sus instintos. Si no se siente cómo a la hora de dejar a un niño con alguien, no lo haga. Y si tiene preocupaciones acerca de un posible abuso sexual, adopte una actitud de escucha comprensiva y haga las preguntas adecuadas.


⚡ ¿Probaste nuestra web en Alta Velocidad en tu smartphone?
Permite ver las noticias en menos de un segundo.

¿Te gustó la nota?

1 2 3 4 5


Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores.

Sobre el Autor