Esquel, lunes 18 diciembre de 2017

Los organismos de Derechos Humanos en Esquel

Referentes de Madres Línea Fundadora y Abuelas de Plaza de Mayo viajaron a la Patagonia para brindar apoyo a la familia de Santiago Maldonado e interiorizarse en la causa judicial. También se hicieron presentes dirigentes del gremio de docentes, nietos recuperados y legisladores nacionales.

Los organismos de Derechos Humanos en Esquel


Con una nevisca atravesada bajaban del avión Taty Almeida, Buscarita Roa y Lita Boitano, referentes de Abuelas y Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora. También Carlos Pisoni, Horacio Pietragala y Roberto Baradel eran parte de la comitiva. Dos días atrás venían de reunirse con la ministra Patricia Bullrich, a quien le habían dicho en la cara que ella sabía dónde estaba Santiago Maldonado. Ahora, en Esquel, las esperaban Sergio Maldonado y Andrea Antico, hermano y cuñada de Santiago.

El encuentro fue en un hotel céntrico. Allí se fundieron en un infinito abrazo remontando los 40 años de lucha y avivando aquella consigna de “Aparición con Vida”. Con sus más de 80 años nuestras viejas, nuestras locas de Plaza de Mayo llevaron su solidaridad y compromiso a más de 1700 km. de Buenos Aires.

En un Centro Cultural de la ciudad patagónica contagiaron su bella locura a más de trescientas personas que las esperaban. Entre los presentes estaban también Fernando Jones Huala, hermano de Facundo, preso en Esquel y con pedido de extradición por parte de Chile.

Cada uno de los oradores manifestaron la exigencia de aparición con vida de Santiago Maldonado y señalaron que la Gendarmería Nacional es la responsable de su desaparición. Les solicitaron a los hombres y mujeres de bien que están en la fuerza que no se callen , que testifiquen, que no sean cómplices de los secuestradores. También Miriam Bergman y Nicolás del Caño dijeron presente. Cerca del cierre Fernando Jones Huala relató el porqué de la lucha mapuche y agradeció la solidaridad de Santiago por haber estado en el lugar el día que Gendarmería reprimió en Cushamen.

El clima en El Bolsón y Esquel está enrarecido. La típica calma de pueblo está hoy teñida de tensión, es que hace un mes casi desapareció un vecino. Día a día se plantan conjeturas falsas: que se lo vio en Mendoza, en Entre Ríos; que apareció un cuerpo en el río; que lo mataron los propios mapuches; que había sido herido días antes por un puestero; que era miembro de las FARC. Nada de eso es cierto. La única certeza que se tiene y ahora la justicia lo avala, es que Maldonado fue desaparecido de manera forzada y todos los testigos de aquel frío día en Cushamen aseguran haber visto a la Gendarmería golpear y llevarse a Santiago.

Muchas dudas quedan en el aire. ¿Por qué gendarmería había dicho que sólo participaron 15 gendarmes y después reconoce que fueron 127? ¿Por qué dice que fueron sólo 5 vehículos y luego reconoce que fueron 17? ¿Por qué se lavaron las camionetas utilizadas en el operativo obstaculizando la búsqueda de pruebas? ¿Por qué se rompieron las fajas de seguridad en los vehículos? En tanto que Patricia Bullrich y Gustavo Nocetti siguen tejiendo elucubraciones ridículas, todo apunta a Gendarmería.

Las dos jornadas en Esquel estuvieron plagadas de reuniones con la familia y con el Defensor Oficial, Fernando Machado, que brindó a los Organismos de Derechos Humanos información clave que da por tierra con las teorías del gobierno nacional.

Mientras en el sur patagónico se avecina otro temporal, nos preguntamos ¿Dónde está Santiago Maldonado?


⚡ ¿Probaste nuestra web en Alta Velocidad en tu smartphone?
Permite ver las noticias en menos de un segundo.

¿Te gustó la nota?

1 2 3 4 5


Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores.

Sobre el Autor