Inicio    

Millonarios, famosos y muy afortunados

El arrasador incendio que en las últimas tres semanas transformó en cenizas a más de 34 mil hectáreas de bosques en la cordillera de Chubut y generó una áspera polémica con ribetes políticos por la actuación presuntamente demorada de las autoridades del manejo del fuego provincial, dejó varias historias que, al menos, llaman la atención.

La aparición de varias fotos aéreas en las que se puede apreciar el arrasador paso del fuego por bosques milenarios, dejó al descubierto imágenes de grandes extensiones de campo que no sufrieron el efecto del fuego a pesar de que las llamas devoraron todo a su paso en los alrededores.

En esta especie de “lo que el fuego no se llevó”, aparecen propiedades de millonarios, famosos y, por lo que se ve, muy afortunados propietarios de tierras que lograron esquivar la voracidad del fuego. Entre ellos se encuentran el archifamoso cantante francés Florent Pagny, la millonaria empresaria Juanita De Narváez –hermana mayor del empresario y dirigente político- y la exclusiva urbanización San Esteban, entre muchas otras propiedades que lograron zafar o frenar las llamas.

Muchos pobladores, que vieron reducidas a cenizas sus humildes viviendas sugieren que muchos de sus vecinos “ricos y famosos” contaban con los fondos suficientes para poner a trabajar maquinaria pesada, bombas de agua y personal contratado para frenar el avance del fuego.

Los más escépticos creen, además, que muchos de ellos tenían acceso diario a las autoridades provinciales y nacionales para lograr que muchas brigadas se ubicaran en lugares cercanos a sus campos antes que en otros, en donde los propietarios no son tan influyentes o conocidos.

El rey de la Patagonia

Florent Pagny es un perfecto desconocido en Chubut. Puede caminar por Cholila, Camarones o Comodoro Rivadavia con total naturalidad, aunque su larga cabellera, su barba en punta y su cara de europeo despiertan alguna mirada. Sin embargo, es una megaestrella en Francia, en donde vende millones de discos y revienta los teatros cada vez que se presenta en su país.

Sin embargo, hace dos décadas se casó con Azucena Caamaño, una exmodelo comodorense, pintora y madre de dos de sus hijos. Así fue que conoció la Patagonia y comenzó a criar ovejas en la zona de Camarones y pasar largas vacaciones en su campo de Cholila, al que conoció hace muchos años cuando vino a visitar a sus suegros y realizó una “gira” en un modesto Peugeot 504.

Desde entonces, en Francia lo conocen como “el rey de la Patagonia”.

A Pagny, sin embargo, en Cholila lo respetan porque fue el único “rico y famoso” que se puso las botas, se arremangó y trabajó durante el incendio codo a codo con uno de sus hijos y varios empleados para apagar las llamas que amenazaban su propiedad.

Día a día humedecían los alrededores de la mansión para evitar que el intenso calor destruyera todo, y hasta dicen que una noche abandonaron el lugar porque la cercanía del fuego y la orientación de los vientos indicaban que el final estaba cerca. Sin embargo, a la otra mañana, cuando regresaron a ver el devastador paso del fuego, se encontraron con la casa en pie y las llamas lejos de su propiedad.

La foto aérea que se publica en este artículo es elocuente: miles de hectáreas arrasadas por el fuego y la propiedad de Pagny, al borde del lago, indemne. Creer o reventar.

El “milagro” San Esteban

El domingo 22 de febrero, las redacciones de muchos medios de Chubut entraron en alerta porque el fuego que ya hacía casi una semana venía arrasando bosques, comenzaba a amenazar a “un barrio de Cholila”.

Con el correr de las horas se aclaró que no era un barrio del casco urbano de la localidad cordillerana sino el country “San Esteban”, un barrio privado ubicado sobre las costas del lago Cholila, propiedad de la firma Eidico, en el que viven algunas semanas al año decenas de millonarios de perfil bajo.

San Esteban es un emprendimiento inmobiliario de 160 chacras emplazado sobre unas 1.000 hectáreas, “en el corazón de las más privilegiadas y vírgenes bellezas de la Patagonia y en un campo con montañas, bosques, costas de lago y arroyo”, dice la empresa propietaria en su portal de internet. “Además, dispone del 95% de sus tierras como espacios comunes para conformar una invaluable reserva natural privada”, agrega. Nada mal. Este exclusivo barrio privado fue el primer lugar urbanizado que fue amenazado por las llamas. Algunos de los propietarios que disfrutaban de sus vacaciones debieron ser evacuados ante la cercanía de las llamas y, según comentarios de pobladores de la zona, nadie se explica cómo fue que el devastador incendio siguió su arrollador paso sin siquiera quemar el césped de una de las lujosas casas que hay en el lugar.

Otros responden que el pavor de algunos funcionarios a ver las imágenes de las mansiones prendidas fuegs en los medios nacionales hicieron que muchos de los equipos y brigadistas protegieran el lugar como si fuera su casa.

Las lágrimas de Juanita

Juanita De Narváez Steur tiene 67 años y es la hermana mayor de Francisco De Narváez, el conocido empresario exdueño de Casa Tía devenido en político, que en 2009 floreció ganándole una elección como diputado nacional nada más y nada menos que a Néstor Kirchner y hoy es candidato a gobernador de Sergio Massa en la provincia de Buenos Aires.

Juanita invirtió en tierras en la zona del lago Cholila hace ya algunos años y su campo, cercano al country San Esteban, también logró zafar de las llamas.

A Juanita, cuentan, se le llenaron los ojos de lágrimas cuando supo que buena parte de su propiedad había sido defendida del fuego por los valientes brigadistas, pero igualmente sigue preocupada: el mes pasado se enteró que la Corte Suprema de Justicia de la Nación rechazó dos recursos extraordinarios presentados por su abogados y tanto ella como su hermana menor, María Isabel (49), seguirán siendo investigadas por presunta evasión tributaria. La AFIP la acusa de evadir sus pagos de impuesto a las Ganancias entre 2005 y 2006.




Comments