Inicio    

Facebook enfrenta una demanda colectiva por las compras online de los chicos

Una jueza federal estadounidense dijo que Facebook debe enfrentarse a una demanda colectiva a nivel nacional, que busca obligar a la red social a devolver el dinero gastado por niños en su sitio web sin permiso de sus padres. La fecha fijada para el juicio es el 19 de octubre. Facebook aseguró que cree que la iniciativa carece de mérito y se defenderá de forma vigorosa.


La magistrada Beth Labson Freeman, de San José, California, afirmó el martes que un colectivo calculado en cientos de miles de personas puede seguir adelante con su iniciativa para que Facebook cambie la forma en que gestiona las transacciones online de menores.


La jueza también dijo que los demandantes no podrán exigir reintegros como grupo, según sentó un precedente de la Corte Suprema, porque las devoluciones de dinero variarían según el caso, pero pueden buscar cobros de forma individual.


La demanda presentada en abril de 2012 asegura que Facebook permite que los niños usen las tarjetas de débito y de crédito de sus padres para comprar la moneda virtual Facebook Credits (que dejó de funcionar en 2013 y fue sustituida por Facebook Payments).


Asimismo, alega que violó la ley de California al negarse a hacer devoluciones cuando los padres se quejaron, en cumplimiento de su política de que "todas las ventas son definitivas".


En sus argumentos, Freeman dijo que la ley estatal protege a los padres y sus hijos cuando estos últimos "usan ocasionalmente su falta de juicio" y compran cosas que no deberían.


"Si bien es indudable que algunos menores podrían querer seguir haciendo compras con tarjetas de crédito o débito que no tienen permiso para usar, este deseo no puede impedir la presentación de una demanda para que las políticas de Facebook cumplan con la ley", señaló.


La demanda original fue presentada por dos niños y sus padres. Un niño dijo que su madre le dejó gastarse 20 dólares en su tarjeta de crédito para comprar el juego "Ninja Saga", pero recibió cargos más tarde de varios cientos de dólares por compras que pensó que hacía con "dinero virtual del juego". El otro aseguró que usó una tarjeta de débito de sus padres sin permiso y se gastó 1059 dólares.


"Estamos muy felices con la decisión", dijo J.R. Parker, abogado de los demandantes, en una entrevista telefónica. "La diferencia entre Facebook y otros negocios es que la compañía conoce la edad del usuario, pero trata a los niños como si fueran adultos cuando se trata de quedarse con su dinero", agregó.


Fuente: La Nacion




Comments