Recorrer el Parque Nacional Los Alerces en kayak

En la cordillera de la provincia de Chubut se encuentran los ríos y lagos como joyas que esperan ser descubiertas. Estos espacios acuíferos del Parque Nacional Los Alerces conforman un escenario ideal para la práctica del turismo activo. Una mirada desde la armonía del agua y la paz reinante del lugar.

Cerca de Esquel, por la Ruta Nº 259 y Nº 71 se accede al Parque Nacional Los Alerces que abarca una superficie aproximada de 263.000 hectáreas. Esta parque nacional es uno de los más grandes del país (263 mil hectáreas) por lo que tiene varios accesos, de los cuales el principal se encuentra en Villa Futalaufquen, junto a Puerto Limonao, a unos 40 kilómetros de Esquel, por donde ingresa la mayoría de sus visitantes.
Los senderos entre altos árboles y un tupido sotobosque con flora en galerías llaman a internarse a ese mundo verde que ofrece sombra y frescura bajo el poderoso sol patagónico, en tanto, las quietas aguas lacustres o las de ríos torrentosos son una puerta abierta a paseos en lancha, buceo y kayak.
Para disfrutar los paisajes desde dentro del lago, lo ideal es el canotaje -se dice que en un kayak uno no entra, sino que se lo pone, como la ropa-, con medio cuerpo bajo la línea de flotación y el típico suave desplazamiento que no genera ruidos ni altera siquiera a los biguás que toman sol sobre las rocas.
Los kayaks, simples o dobles, con guía, zarpan habitualmente de su base junto al río Arrayanes, aunque pueden ser trasladadas a Puerto Limonao para paseos por esa zona del lago.
Quienes deseen quemar energías con el remo y descargar adrenalina pueden remar en el Arrayanes, que une los lagos Verde y Futalaufquen y cuyas aguas de color esmeralda en la superficie dejan ver la flora subacuática y el paso de las truchas.
El correr del agua, el sonido de las aves y sus ecos, las tonalidades de colores de la vegetación, la suave brisa, el aire fresco, puro y perfumado de aromas del bosque, el movimiento de los peces bajo las aguas cristalinas, despiertan todas las sensaciones de manera intensa y constante durante la práctica del kayakismo en este emblemático río de la Patagonia Argentina.
Navegar el emblemático Río Arrayanes es una de las posibilidades que brinda el Kayak de Travesía, recorrer el Parque Nacional Los Alerces desde al agua es una de las fantásticas opciones que este paseo paradisíaco ofrece.
Se observan los contrastes de los verdes de la vegetación con los turquesas de las aguas. Esta excursión que puede llevar de 2 a 4 horas, es ideal para descansar y desconectarse mientras se flota en las cristalinas aguas del río. Apto para toda la familia y sin experiencia previa.
El kayak de travesía es una de las actividades "outdoors" (al aire libre) con mayor crecimiento en el mundo gracias a la facilidad con que se pueden practicar y el contacto especial con la naturaleza.
El río Arrayanes es algo más que aguas cristalinas. Este atractivo permite explorar los escenarios de la naturaleza, y aprender sobre la hermosa tradición del deporte en el agua. Experiencia turística que conlleva responsabilidad por la seguridad de los participantes, y el cuidado al ecosistema y medio ambiente. La aventura del kayak es sinónimo de emoción, lejos del estrés y de las presiones de la vida cotidiana en la ciudad, otro imperdible para visitar Esquel.
Adentrarse y recorrer los ríos patagónicos, es como traspasar un portal hacia un espacio en equilibrio, limpio, alegre, de cielos inmensos, que permite tener una visión muy diferente a la que se observa desde la montaña, y así acceder a rincones alejados a los que solo es posible llegar a través del agua. Este ambiente natural, muy diferente al que se está acostumbrado, es muy especial, no solo por el majestuoso paisaje, sino porque se comparte con la madre naturaleza una vivencia única e irrepetible.
Difícilmente desde un sendero se pueda apreciar la flora y fauna que habita en las orillas y adentro del río. Durante la travesía se descubren escondites, donde se asoman arrayanes que intentan abrazar el lecho del agua como queriendo protegerlo, coihues que se entrelazan con otras especies de árboles patagónicos, como en un cuento de ficción.
Al mismo tiempo, durante el transcurso de la excursión, aves de todo tipo acompañan al compás que marcan las remadas, incluso es posible llegar a observar alguna bandada de flamencos rosados que se trasladan de un lugar a otro.
De igual modo, y cuando se deja de remar para dejarse llevar por la tranquila corriente del río, y el agua se aquieta, y se puede captar el movimiento de las truchas que en su hábitat natural, nadan tranquilas sin sentirse invadidas por el ser humano.
El remar permite alcanzar una agradable sensación de libertad, además de ejercitar de manera íntegra el cuerpo, lo que sumado a la satisfacción de llegar a destino, genera una excelente combinación de realizar una actividad deportiva no frecuente, tranquilidad exterior e interior que confluyen en un inigualable estado de bienestar.

⚡ ¿Probaste nuestra web en Alta Velocidad en tu smartphone?

"Comparta un poco de información biográfica para completar su perfil. Esto puede mostrarse públicamente."

Noticias recientemente publicadas

Allanaron propiedades de la familia del ex gobernador de Chubut Mario Das Neves

Una serie de allanamientos y detenciones alteró la tranquilidad de las ciudades de Trelew, Comodoro Rivadavia y Esquel, en la provincia de....

Lista de Argentina para el Mundial de Rusia 2018 los 23 de Sampaoli

En conferencia de prensa, Jorge Sampaoli, entrenador del equipo nacional, dio a conocer este lunes los nombre de los futbolistas que eligió....

Ya circulan las nuevas monedas de 1 peso

Las nuevas monedas de uno y cinco pesos ya están circulando. Ambas coexistirán con las monedas de un peso y los billetes de cinco....