A un mes del hecho, Diego Lara será condenado a 8 años de prisión
En el marco de una audiencia fijada para el control de la prisión preventiva del imputado, se trató la acusación presentada por la Fiscalía con el trámite de juicio abreviado.
El defensor destacó la rapidez de la investigación Fiscal y recalcó que el propio Lara insistió con hacerse cargo del hecho y que la sentencia quede firme lo antes posible. Participaron de la audiencia familiares de la víctima.
El 22 de septiembre, aproximadamente a las 21 hs., Diego Ramón Lara irrumpió en la vivienda de Juan Eusebio Caupi. Previamente Lara que estaba trabajando en El Hoyo, había recibido un llamado en el que lo anoticiaban de que su concubina había mantenido una discusión con Caupi y que éste les exigía que dejaran la habitación que le alquilaba ese mismo día o a más tardar a fin de mes. Enojado, volvió a Esquel y fue directamente a hablar con Caupi. Golpeó con fuerza la puerta de la vivienda que se hallaba sin llave,  ingresó a la misma, comenzó a discutir con Caupi recriminándole la actitud para con su familia, e imprevistamente extrajo de entre sus ropas un cuchillo con el cual lo agredió con intenciones de darle muerte,  asestándole varias estocadas que le ocasionaron al menos tres heridas, las que por su entidad comprometieron órganos vitales y le provocaron un shock hipovolémico irreversible y su posterior deceso en el Hospital Zonal Esquel, a las 21.50 horas.
La Fiscal Fernanda Révori, relató el hecho y la prueba reunida en la acusación presentada el día anterior. Indicando que el acuerdo de juicio abreviado incluye un robo en grado de tentativa por el cual Lara también está acusado.
El hermano de Juan Caupi habló para pedir que Lara sea condenado y vaya preso.
El defensor Bruno Deias manifestó su acuerdo con la acusación del Ministerio Público Fiscal y con la realización de un juicio abreviado, aclarando que “más allá de la excelente investigación del Ministerio Fiscal”, el acuerdo se concreta por el “expreso interés del imputado de hacerse cargo del hecho y comenzar a cumplir la pena con una sentencia firme”.
Diego Lara hizo uso de la palabra, para reconocer que él mató a Caupi y que acepta la condena en su contra por la pena establecida. Luego quiso aclarar que no es cierto que Caupi estuviera dormido cuando se produjo la agresión, y agregó “nunca quise matar a nadie, el señor este quiso abusar de mi nene de 3 años y de mi señora también… Vine con mucha bronca yo no lo quería matar se me pasó la mano…”
Estas palabras generaron la reacción de los familiares de Caupi presentes en la sala. El juez José Colabelli debió solicitar que se mantenga el orden. Al finalizar la audiencia, el magistrado adelantó que va a homologar el acuerdo condenando a Diego Lara a la pena de 8 años de prisión. Hasta que la sentencia quede firme y comience a ejecutarse la pena, Lara permanecerá en prisión preventiva.
Dolidos pero resignados
Culminada la audiencia, familiares y allegados a la víctima de este homicidio, fueron coincidentes en expresar resignación y a su vez, descontento por el fallo.
Un hermano de la víctima, en declaraciones a colegas presentes en Tribunales, entre otras cosas, dijo: “Estoy muy dolido por esto y si íbamos a juicio, podríamos haberlo perdido por lo que fue preferible el acuerdo logrado”.
También hizo declaraciones un primo hermano de Cauti – Segundo Antiñanco – que expresó: “Estoy dolido por la acusación que hizo Lara. Conocía muy bien a mi primo; me cuidaba a mis chicos y nunca les hizo nada. Y hoy escuché a un asesino hablar de presuntos intentos de abuso contra sus hijos. Fueron sus palabras para poder salvarse que le impuso su abogado cuando estos delincuentes ni tendrían que tener abogados porque matar a una persona no lo hace más hombre que al otro. Quien mata es un asesino y cobarde. Este está mintiendo y como creyente yo pediré a Dios que lo castigue porque ocho años de condena es poco”.