Afirman que la obra pública esta paralizada en la región generando desocupación y deudas del Estado con empresas constructoras
Autoridades de la Cámara de Comercio de Esquel analizaron ayer junto a pequeños empresarios de la construcción y el titular de la UOCRA a nivel local, la situación que atraviesa el sector ante la paralización de la obra pública que, a diario está generando despidos y esto hace que crezca el índice de desocupados en toda la región.
La situación es “dramática porque toda la obra pública está parada en un 96 %, es un porcentaje altísimo”, dijo Luis María Aguirre.
Como presidente de la Cámara de Comercio de Esquel Aguirre manifestó que finalizada la veda invernal no se han reactivado las obras y esto “genera desocupación en grandes obras como por ejemplo la pavimentación. Esto genera alrededor de cuatro mil personas desocupadas en la región y en esta época en donde deberían estar todas trabajando. Y donde también debería haber un alza en el sector comercial en cada localidad de la Comarca”.
De la reunión también participó el Vicepresidente de la entidad, Jorge Castillo; el titular de la UOCRA, Rubén Conturso; entre otros.
Hoy “deberían estar unas 240 personas prometidas trabajando en la Ruta N° 71. O en las Rutas N° 40, N° 17, la de Río Pico, la de las cinco esquinas en Trevelin. Son todas obras prometidas que ya deberían haber iniciado. Lamentablemente no es así, cada día hay más despidos, todas estas obras están paradas. La poca obra pública que queda en Esquel sigue despidiendo gente. Las empresas chicas están ahogadas, ya no pueden negociar con el Banco. No tienen la misma posibilidad que tienen las empresas más grandes de negociar aquellos certificados de obras que tienen. Se siguen endeudando y tienen que despedir a la poca gente que les queda”.
Planteó que realmente la situación “es caótica y nos preocupa a nosotros hacia adelante, no sabemos qué es lo que va a pasar. Se está yendo un gobierno y entra otro. El nuevo gobierno va a querer auditar la deuda, esto va a hacer que se atrase el inicio. Las gacetillas de prensa –del gobierno provincial- en estos últimos tiempos han sido fantásticas. Cómo van a hacer para iniciar si todavía no se paga lo viejo”.
ACOMPAÑAMIENTO DEL ESTADO
Manifestó Aguirre que la idea “es gestionar en conjunto porque, para nosotros estas obras son estratégicas. Acá se están atrasando generaciones si no tenemos estas obras. la zona dentro de un tiempo va a empezar a sacar su producción, los caminos vecinales no están en buen estado. Las empresas necesitan acompañamiento del Estado. Entonces, estamos analizando de qué forma podemos salir hacia adelante y enderezar esta situación”. En este sentido “trataremos de enviar todas las notas posibles porque los teléfonos en Rawson no los contestan. Ya no hay funcionarios que le pongan el pecho a esta situación, te derivan a Economía que salió a decir que la plata estaba y que la provincia estaba sólida. Esto no es así, la deuda es gigantesca y va a crecer más porque crecen los intereses. Va a haber que actualizar las obras”.
“Esperamos que el nuevo gobierno pueda dilucidar las cosas y poner blanco sobre negro. Hoy el empresario tiene incertidumbre, sea una empresa grande o sea chica. La diferencia es que el empresario grande tiene otras herramientas económicas o bancarias para poder solventar algunas situaciones. Los más chiquitos, se funden. Es la realidad”, agregó.
GESTIONAR EN CONJUNTO
En este sentido “vamos a tratar de gestionar en conjunto para que esto no ocurra y vuelvan a trabajar. Sabemos
que el rubro de la construcción una vez que inicia genera rápidamente una recuperación comercial y social muy importante en cada una de las comunidades. Las empresas chicas aparte de tributar ingresos brutos, contratan gente de cada uno de los pueblos. No estamos hablando únicamente de la situación de Esquel sino de toda la región cordillerana. Vamos a gestionar para que se pague lo que se debe y empiece la obra pública a trabajar”. Y sobre todo “para que aquellas obras estratégicas tengan continuidad”.