Prevé la capacitación en los tres poderes del Estado en materia de género y violencia contra las mujeres. Varios municipios adhirieron, pero Esquel todavía no.

El gobernador Mariano Arcioni lamentó que el intendente de Esquel, Sergio Ongarato, no haya adherido a la Ley Micaela, inciativa impulsada por el concejal de esa ciudad cordillerana Christian Pasquini. El mandatario señaló: “son políticas del Gobierno Central que quieren aplicar en Esquel y no promueven el respeto al prójimo”.

“Me sorprende primero por el respeto que significa al género, el charlar y educar a los jóvenes, a los funcionarios públicos, es un compromiso que asumimos y dije que seré el primero en hacer los cursos de capacitación”, expresó Arcioni.

“Me sorprende que no tengan en cuenta la sensibilidad social y lo que significa el amor por el prójimo y con esta actitud te demuestra que son las mismas políticas que están implementando desde el Gobierno Central en Esquel con la falta de sensibilidad social”, indicó.

“Es inentendible y me gustaría escuchar los fundamentos del Intendente para no adherir a la Ley Micaela, que impulsa el cuidado de jóvenes, el respeto al prójimo, nosotros debemos dar el ejemplo como funcionarios públicos. Todos tenemos que tener la capacitación, hoy en muchos sectores existe aún el machismo y la discriminación”, sentenció Arcioni.

Por último, el mandatario provincial manifestó: “Me llama poderosamente la atención que el intendente ponga en duda una adhesión a la ley Micaela. Es un acto de discriminación a esta altura de la vida uno no puede entender cómo se puede cuestionar una adhesión a una ley que promueve la capacitación en cuanto a la violencia de género” y replicó: “son políticas nacionales que quieren aplicar en Esquel”.