El gobernador Arcioni y el intendente de Esquel mantienen una disputa pública por la ausencia del segundo en el acto donde se anunció el llamado a licitación para construir 36 viviendas en la ciudad gobernada por Cambiemos y en donde Chubut al Frente se impuso en las PASO del 7 de abril.

La armonía preelectoral entre Chubut al Frente y Cambiemos se cortó de repente. Y todo por el acto del martes en el que se anunciaron 36 nuevas viviendas para la ciudad de Esquel, gobernada por el macrismo desde 2015, aunque en las últimas elecciones el candidato a gobernador Gustavo Menna terminó segundo, detrás de Mariano Arcioni.

A ser consultado sobre su ausencia en Rawson en la firma del contrato para la construcción de 36 viviendas para Valle Chico, el intendente Sergio Ongarato dijo que no fue debidamente invitado porque la invitación llegó tarde, especulando entonces con alguna cuestión electoral.

“No me han invitado a un viaje”, dijo el mandatario que recordó que “desde el inicio de mi gestión recibía invitaciones para cuanto acto se hacía, con el debido tiempo que nos permitía organizar un viaje de 600 kilómetros de distancia”.

La nota de invitación “tiene fecha del mismo día en que se hizo el acto, y la recibí por una cuestión informal por whatsapp el día anterior, sin la posibilidad de organizar nada porque teníamos agenda programada. Y decidimos no salir a la madrugada con posible hielo en la ruta para correr un riesgo innecesario”.

Para Ongarato, “estas cosas deberían planificarse con antelación y la foto que uno ve hace en pensar en alguna intencionalidad: llevo muchos años en política y creo que esas cosas no se hacen”.

No obstante, subrayó que “lo más importante es que empiezan, no sé si ahora por la veda invernal, pero van a empezar en algún momento 36 viviendas para nuestra ciudad. Lo otro es un juego que no tiene mucho sentido, dando lugar a las interpretaciones, y cuando uno ve la cantidad de votos en blanco y la cantidad de gente que no fue a votar, creo que todo el arco político tiene que plantearse la necesidad de dar un ejemplo a la comunidad”.

“ME PIDIO DISCULPAS”

“Ongarato no pudo venir y me pidió disculpas”, dijo por su parte el gobernador Arcioni, quien resaltó “la importancia del trabajo en conjunto, independientemente de los colores político partidarios. Somos un gobierno que trabajamos para cada uno de los habitantes de la provincia”.

Según Arcioni, el intendente de Esquel “no pudo venir y me pidió disculpas, agradeciendo la invitación. Otros malintencionados quisieron entorpecer lo que fue el anuncio de las 36 viviendas”, expresó. Arcioni agradeció a su vez “al equipo de gobierno, al intendente por la excelente gestión” y remarcó que “las puertas de este Gobierno están abiertas para todos, estamos en territorio, recorremos cada una de las localidades y es algo que siempre nos ha caracterizado”.

AHORA LA HOYA

Claro que Ongarato no quedó conforme con la réplica de Arcioni y atacó otro flanco débil del gobierno de Arcioni. Es que el titular de Corfo, Sixto Bermejo, había afirmado que era “inminente” la firma del contrato de concesión del Centro de Esquí La Hoya con la UTE Don Otto-Capsa y ahora el intendente de Esquel plantea que debe darse una resolución inmediata para que se pueda atender “lo mejor posible” la temporada invernal.

“La temporada invernal en Esquel es incierta y depende de cómo se resuelva el tema de La Hoya, si se concesiona o no a esta empresa, que es la misma de Cerro Catedral”, sostuvo Ongarato con picardía, teniendo en cuenta los conflictos que dicha firma tiene en Bariloche.

Dejó en claro además que “lo que yo espero es que se resuelva para que La Hoya funcione lo mejor posible”, aunque “no va a estar en las mejores condiciones, pero que funcione y la temporada sea buena”.

Anticipó que los pronósticos marcan una buena cantidad de nieve, por lo que “ahora, no depende del clima, sino de que se resuelvan estas cuestiones”.

En cuanto a la concesión a la UTE Don Otto-Capsa, Ongarato sintetizó: “es lo que tenemos”.

“Pero lo que ha hecho Corfo fue esperar a que se concesione; entonces no se ha hecho nada en el cerro. Hay un montón de trabajos que debieron haberse hecho para que el cerro esté mantenido”, lamentó Ongarato.

Puntualizó la falta de mantenimiento de pista y “todo ese trabajo que normalmente hacía la gente de Corfo, este año no está hecho. De hecho le falta una de las playas de estacionamiento y ahora hay que empezar a trabajar ahí pero con nieve, o sea con algo de nieve y frío arriba”.