Arrestan inspectores de tránsito por extorsionar y picanear a conductores
Dos funcionarios de Comodoro exigían dinero a automovilistas a cambio de dejarlos seguir circulando. En sólo un día cobraron $18.000.
Dos inspectores de tránsito de la municipalidad de Comodoro Rivadavia fueron detenidos el jueves, acusados de extorsionar, robar y hasta picanear a conductores a quienes les exigían dinero a cambio de dejarlos seguir circulando, informó el jefe de la seccional tercera de la Policía del Chubut, Mariano Angel. La primera denuncia que reveló las maniobras la formuló el propietario de un kiosco que fue interceptado por los inspectores cuando se dirigía a la madrugada a llevar a la casa a su empleada, en el barrio periférico San Cayetano de Comodoro Rivadavia. “Me pararon dos personas con el uniforme de tránsito de la municipalidad, yo no dudé que se trataba de zorros grises así que le entregué la documentación porque tenía todo en regla” describió a la Policía el denunciante, cuya identidad se mantuvo en reserva. El comisario Angel explicó que en este caso “la víctima se detuvo cuando le cruzaron el vehículo en el que se desplazaban argumentando que estaban buscando a su auto porque tenía pedido de captura” lo cual era falso. La víctima le pidió en esas circunstancias que le permitan avisar a familiares para que lo vayan a buscar ya que es un barrio muy alejado, peligroso y escasamente iluminado. “Fue ahí donde le insinuaron que si les daba mil pesos todo quedaba en la nada a lo que el asustado comerciante accedió y fue a buscar la cartera donde llevaba la recaudación del kiosco que, al abrirla, dejó expuesto ante la mirada de los inspectores que tenía más plata, por lo que se llevaron todo, es decir unos ocho mil pesos” explicó el jefe policial. El raid delictivo siguió en otro sector de la ciudad de Comodoro Rivadavia, la más poblada de la provincia del Chubut, donde el conductor de una Volkswagen Amarok tomó en contramano una cortada para llegar hasta su casa tras doblar en la colectora Constituyentes. El vehículo fue interceptado por los inspectores de tránsito que “le hicieron saber la infracción y mientras el conductor pedía clemencia y buscaba los papeles del vehículo uno de ellos se introdujo en el habitáculo, lo picaneó y lo obligó a ir a un cajero del banco Patagonia para que extraiga 10.000 pesos, todo eso bajo amenazas”. En este último caso una pareja mayor que salía del cajero advirtió lo irregular de la situación y llamó a la policía, describiendo a un Volkswagen Trend de color oscuro, al que le habían tomado la patente, en el que se desplazaban los inspectores de tránsito que fue interceptado por la policía a las pocas cuadras. Angel describió que “cuando el policía los detuvo bajaron el vidrio y exhibieron su indumentaria de inspectores de tránsito tras explicar que estaban terminando el horario de controles, en un tono de que todo estaba bien, sin saber que la policía a esa altura los estaba buscando”. Luego llegó el dueño de la Amarok quien con insultos les explicó a los policías que esas eran las personas que le habían robado y casi de inmediato apareció en la escena la víctima del primer hecho que coincidieron en radicar la denuncia en la sede policial por lo que los agentes de tránsito quedaron detenidos bajo la figura de “extorsión” y “abuso de autoridad”. En total, por ambos hechos, los municipales habían “recaudado” 18.000 pesos aunque no serían los únicos casos que pesaban sobre ellos, según admitió el subsecretario de control operativo de la municipalidad de Comodoro Rivadavia Mariano Lamberti. El funcionario municipal identificó a los empleados desleales como Mauro Daniel Cárdenas y Facundo Garbarino, ambos con una antigüedad de aproximadamente cinco años que ya tenían denuncias por apremios aunque “de vecinos que las hicieron de manera verbal y no figurarían en sus legajos” dijo Lamberti.