Por un lado se aprobaron dividendos para el Estado provincial por 400 millones de Pesos, que serán utilizados para cancelar deudas con la entidad financiera y por otro, capitalizó resultados acumulados llevando el capital social del Banco de 198 a 800 millones de pesos.

Mediante asamblea de accionistas, el Banco del Chubut concretó esta mañana dos hechos históricos, por un lado incrementó su capital social de 198 a 800 millones de pesos y por otro, aprobó 400 millones de pesos de dividendos para los accionistas.

“Ha sido una asamblea donde a pedido del gobernador hemos trabajado en conjunto con el ministro de Economía, viendo las necesidades de la provincia y hemos hecho algo histórico para el Banco, que es por primera vez aprobar dividendos para el accionista principal que es el Estado. Es algo que no había ocurrido nunca, así que estamos muy contentos por hacerlo”, explicó Ramírez.

El presidente del Banco señaló que con esta acción “hemos trabajado en conjunto para que el Banco pueda acompañar a la provincia en esa situación económica difícil, pero a su vez sin que se perjudique el Banco”.

El otro punto relevante de la asamblea fue que además de aprobar los dividendos, se procedió a capitalizar los resultados acumulados del Banco, lo que refleja un crecimiento exponencial de la entidad.

“Por un lado aprobamos dividendos por 400 millones de pesos para los accionistas y por otro lado capitalizamos los resultados acumulados por más de 600 millones de pesos y de esa manera fijamos el capital del Banco en 800 millones de pesos” detalló Ramírez.

De este modo el capital social del Banco pasó de 198 a 800 millones y esta acción -señaló el presidente- “tiene la doble función de por un lado ordenar las cuentas y por otro, fortalecer al Banco para seguir creciendo y avanzando” destacó.

BENEFICIO PARA PROVINCIA

A partir de haberse aprobado el dividendo de 400 millones de Pesos, el Ministro de Economía Alejandro Garzonio remarcó que “hay que dejar en claro que con esta acción la Provincia no retira dinero del Banco, sino que cancela pasivos que tenía la provincia con el propio Banco por endeudamientos anteriores y así se va regularizando una situación que realmente nos deja muy conformes” subrayó.

Garzonio indicó en este sentido que “estamos muy conformes con la forma en que se hizo, sin generar ninguna dificultad en la situación patrimonial del Banco, es decir con todas las precauciones para el caso y sosteniendo la fortaleza financiera”.

Asimismo hizo hincapié en que los 400 millones de pesos de los dividendos “son fondos que no se retiran, no se van a utilizar para el pago de sueldos, sino que son para cancelar pasivos propios del Estado con el Banco”.

No obstante remarcó que esta cancelación tiene un significado importante para las cuentas de la provincia, ya que “nos permite oxigenar, liberar, cancelar una deuda de las tantas que tiene el Estado y en definitiva es ir ordenando las cuentas públicas” concluyó.