Boca y River chocarán por los octavos de final
El destino futbolero finalmente determinó que se crucen en los octavos de la Copa Libertadores, tal como ocurriera a fines del año anterior en las semifinales de la Sudamericana, cuando los “millonarios” accedieron a la final que posteriormente ganarían a Nacional de Medellín.
Para que esto sucediera era necesario que anoche Boca quedara como el mejor equipo de la tabla general, que Montevideo Wanderers no perdiera con Zamora en Venezuela y que Corinthians no superara a San Lorenzo. Finalmente todo esto ocurrió, ya que los “xeneizes” se impusieron por 2 a 0 a Palestino, de Chile, concluyendo el grupo 5 con puntaje ideal (18), mientras que los uruguayos batieron por 3 a 0 a Zamora y se clasificaron segundos en la misma zona, en tanto Corinthians, que podía alcanzar también las seis victorias en primera fase, terminó igualando sin goles con San Lorenzo y registró así su primer empate. Con todo esto Boca se aseguró el primer puesto en la tabla general y River el último de los segundos en la víspera al sumar solamente siete unidades. Curiosamente, este es el único enfrentamiento de octavos de final ya confirmado. Claro que como suele suceder últimamente con otros equipos argentinos, se dará la coincidencia que en 10 días estos equipos deberán enfrentarse tres veces, ya que dos de ellas serán por la Libertadores pero además habrá otra por el campeonato local. Así, los “xeneizes” se enfrentarán el 3 de mayo con River por el campeonato local en la Bombonera, el miércoles 6 en el Monumental irá la ida de la Libertadores y la revancha el 13, también miércoles, en Boca. La última vez que se cruzaron Boca y River en una instancia de Libertadores (semifinales) fue en 2004, un 17 de junio, el día del 2-1 para River y la definición por penales que ganó el “xeneize” 5 a 4. Tampoco había público visitante, como ocurrirá nuevamente ahora. En mayo de 2000 jugaron también en tres oportunidades seguidas por torneo local y Copa Libertadores, cuando Boca pasó a semifinales tras ganarle el ultimo partido en la Bombonera al River de Américo Gallego por 3 a 0, con un recordado gol de Martín Palermo, que reaparecía después de recuperarse de una ruptura de ligamentos cruzados.