Buscan a Rodrigo en Esquel y siguen hacia el sur
Celia Araya, la mamá de Rodrigo Hredil confirmó que siguen la búsqueda por la zona cordillerana, dado que hay testimonios fuertes que indican que estuvo el fin de semana largo en El Bolsón y comentó que recorrería la cordillera.
Hoy están en Esquel y siguen hacia Comodoro Rivadavia. Resaltó la necesidad de encontrarlo porque necesita tratamiento. Pidió a vecinos de toda la región que estén atentos.
Celia Araya, la mamá de Rodrigo Hredil, el joven desaparecido desde hace once meses en Las Grutas, comentó, que dejaron El Bolsón, tras haberlo buscado por Cutral Co, Bariloche y otras localidades de la zona. Ahora siguen la búsqueda por Esquel, donde recorrieron en la tarde del martes distintas instituciones como la terminal, parroquias, hostels, y hospital, además de dialogar con los medios. Luego seguirán hacia Comodoro Rivadavia. Indicó que hay testimonios muy fuertes de que ha estado todo el fin de semana largo en El Bolsón. “El martes 21 se lo vio allá, después se le pierde el rastro”, expresó y comentó que a una testigo le dijo que viajaba para recorrer la cordillera.
Debido a que ya estuvieron por Bariloche, Junín y otras localidades y las autoridades y comunidad ya están en alerta, optaron por seguir el recorrido, con la posibilidad que haya ido para el sur.
En cuanto al testimonio de la gente, se estima que lo vieron por Cutral Co, Bariloche, según un testigo oficial y “lo más fuerte es en El Bolsón”.
Hoy Rodrigo tendría el pelo largo, es muy alto, tez blanca, braquets, con algo de barba y muy delgado. En cuanto a las características actitudinales, insistió en que está confundido, desorientado, como ido,  pero dialoga en forma respetuosa, amable, es educado y cariñoso. Explicó que “como hace 11 meses que está desaparecido todo se dilata, se avivó la búsqueda, estaban olvidados de Rodrigo” y pidió a la gente que esté atenta, porque se maneja haciendo dedo, “que presten atención las personas en las rutas”, pidió y comentó que se lo ha visto por Río Negro, Neuquén y Chubut.
Enfatizó que su hijo necesita tratamiento psicológico y psiquiátrico, y en esto radica la preocupación como mamá, “dejé de ver un hijo sano, vital, a veces pasa que en la convivencia no te das cuenta; se desencadenó con un brote, debía haber empezado con un tratamiento, se resistió al tratamiento, estaba con el delirio de persecución, desapareció y perdió contacto con familia, amigos, conocidos, todo su entorno”. Agregó que “tal vez no está enterado de que lo estamos buscando y necesita ser encontrado”.