Cómo cambia el cuerpo cuando se deja de fumar
Cuando se abandona el cigarrillo, los beneficios comienzan a sentirse en los primeros 20 minutos. El nuevo aumento en el precio del tabaco podría ser un buen incentivo para ponerle fin a esta adicción
El efecto nocivo que provoca el cigarrillo en la salud es un tema fuera de discusión. Bajo este concepto, la ciencia investiga constantemente la manera en la que esta adicción puede afectar la salud de las personas. Según el último informe del Ministerio de Salud de la Nación, más de 12 mil personas al año mueren en Argentina por enfermedades causadas por el tabaco. A partir de este lunes, el Gobierno anunció la suba de precios en algunos sectores, en donde la industria tabacalera sufrió el incremento de sus impuestos internos, lo que repercutirá directamente en el bolsillo de los fumadores, ya que desde la industria estimaron que la decisión obligaría a aumentar el precio final del paquete hasta un 40%. ¿Será un incentivo más para abandonar el cigarrillo? El Ministerio de Salud de la Nación también informó que aquellos que dejan “alrededor de los 30 años reducen su probabilidad de morir prematuramente por enfermedades relacionadas con fumar en más del 90%, mientras que los que lo hacen a los 50 años bajan el riesgo de muerte prematura en más del 50% en comparación con quienes siguen fumando”. La Liga Argentina de Lucha Contra El Cáncer (LALCEC), junto a destacadas personalidades, difundió mensajes contra el cigarrillo, con gran repercusión en las redes sociales. Bajo el hashtag #RompéConElTabaco, se concientizó sobre una adicción que termina con la vida de más de 6 millones de personas en el mundo al año. María Graziella Donnet, presidente de LALCEC, señaló que “el 90% de las personas que mueren de cáncer de pulmón es debido al cigarrillo y por esta razón la campaña está dirigida a ellos, a los que fuman, para que dejen de hacerlo”. El humo del cigarrillo contiene pequeñas sustancias químicas reactivas, que se unen al ADN y le impiden ser replicado correctamente, por lo que son mutágenos. Una vez que hay daños en el ADN, esto puede causar enfermedades como el cáncer”, explicó Lindahl, director emérito del Centro de Investigaciones sobre cáncer del Reino Unido. ¿Cuáles son los beneficios? En 20 minutos el ritmo cardíaco y la presión arterial bajan. En 12 horas el monóxido de carbono en sangre baja también a valor normal. Al otro día mejora el aliento; dejan de perder color blanco los dientes (por cese del efecto nicotínico), el olor de la ropa y cabello ya no es el del cigarrillo. Dejan de acumularse color amarillo en uñas y dedos, se recupera el sabor y olor pleno de los alimentos En 2 a 3 meses la circulación sanguínea y función pulmonar mejoran, con disminución del cansancio. En pocos meses es menor la tos, congestión nasal, el cansancio y la dificultad respiratoria; se recupera parcialmente la función de limpieza del árbol bronquial, con reducción de las infecciones de la vía aérea. Al año: el riesgo de enfermedad coronaria disminuye a la mitad, mejora la energía. A los 5 años: el riesgo de cáncer de boca, garganta, esófago y vejiga disminuye a la mitad y el riesgo de cáncer de cuello y de ACV se iguala al de un no fumador. A los 10 años: el riesgo de cáncer de pulmón disminuye a la mitad y también disminuye el riesgo de cáncer de laringe y de páncreas. A los 15 años: el riesgo de enfermedad coronaria es similar al de un no fumador.
Fuente: Infobae