Confirman notable incremento en el número de familias que requieren ayuda alimentaria
De 30 que necesitaban la ayuda mensualmente este año llegamos a las 50 familias, dijo Sonia Correa, integrante de Cáritas Esquel.
La situación financiera que atraviesa el país repercute en numerosos hogares de Esquel y la zona cordillerana que ante la imposibilidad de costear los alimentos que consumen por sus propios medios se ven obligados a recurrir a obras de caridad. Desde la prelatura Esquel de Cáritas Sonia Correa reconoció que el 2016 “fue un año complicado”, y eso se vio reflejado en un notable incremento en la cantidad de familias que se acercaron a plantear distintas necesidades. “Fue un año complejo y trabado donde las chicas de Caritas tuvieron más demanda que otros años”, dijo en diálogo con EL CHUBUT. “Hubo más familias pidiendo asistencia en cuanto a la alimentación, así que fue un año complicado”. Aclaró la referente de Cáritas Esquel que “las familias se acercan a pedir lo mínimo indispensable, que es básicamente alimentos. Hay que tener en cuenta de que Cáritas tiene un abanico más importante de actividades, no solo se trabaja en asistencia para paliar la necesidad de alimento o ropa. Se trabaja en lo que es ciudadanía, en educación, brindando espacios educativos. Pero este año estuvimos apurados por la demanda de alimentos para la gente”. Correa señaló que “a fines del año pasado teníamos un total de 30 familias que necesitaban la ayuda mensualmente pero este año llegamos a las 50 familias, o sea que casi se duplicó la demanda”. Básicamente las familias “se acercan a pedir alimento integrantes de las familias y las chicas de Cáritas van a visitan los hogares, constatando que la situación es difícil. Las necesidades han aumentado por la sumaria de circunstancias, el poco poder adquisitivo, la falta de trabajo, es una situación difícil”. LO MINIMO INDISPENSABLE Desde la prelatura Esquel “nosotros acercamos lo mínimo indispensable a las familias. Lo primero que se necesita es estar bien alimentado para ponerse de pié. Podés estar acompañado espiritualmente, los podemos alentar, pero primero se requiere estar alimentado”. Sobre los recursos con que cuenta Cáritsa para sobrellevar la demanda, explicó Correa que se dispone de “la colecta anual de alimentos que se hace todos los años en Cuaresma y normalmente lo que se colecta alcanza para todo el año pero por el incremento en la demanda en julio nos quedamos sin alimentos. Planteamos la preocupación al intendente municipal y aportaron alimentos. Asumimos, realizamos ferias de Cáritas donde se compran los alimentos que requieren las familias, teniendo en consideración los casos particulares donde hay celíacos o diabéticos”.
Fuente: El Chubut