La fiscal de Esquel, Fernanda Révori, brindó hoy una conferencia de prensa para referirse a la investigación judicial que se está desarrollando por el incendio que se produjo semanas atrás en la confitería del centro de ski “La Hoya”. En la oportunidad, se reveló que el informe final del perito dio cuenta de que el siniestro fue intencional y que los autores del mismo rompieron una de las ventanas para entrar al local, donde derramaron combustible para que se propague el fuego.

Teniendo en cuenta esto, Révori solicitó que la próxima medida será pedirles a los ciudadanos de la localidad de Esquel que se dirijan a la Fiscalía para aportar los datos que tengan a su alcance que sirvan para esclarecer el hecho.

“Esta investigación no se inició con una denuncia. Esto es un siniestro del que se da conocimiento a la Fiscalía para ver si las primeras versiones de que era accidental eran confirmadas. En las primeras horas del incendio se manejó la información de que podía deberse a un cortocircuito, pero se hallaron dentro de la confitería manchas de derrame de un combustible acelerante que fue sustancial para determinar la intencionalidad”, precisó la fiscal esquelense.

Además, explicó que “el o los autores del hecho rompieron uno de los vidrios de la puerta de acceso de la confitería, ingresaron, rociaron en forma circular alrededor del hogar con algún tipo de mancha acelerante que se presume sería gasoil. Encontraron siete manchas alrededor del hogar en el sector del comedor de la confitería. También una octava mancha por donde se ingresó. Se presume que quien inició este incendio quiso demostrar de algún modo que el inicio del incendio se produjo en el hogar”.

Por último, Rñevori dijo: “Sabemos el horario en que comenzó a arder la confitería que fue a las 7:30. Esto es un dato sumamente importante para la investigación porque en ese sitio en ese horario había muy poca gente trabajando. La variabilidad puede ser 15 minutos antes pero no más que eso”.