Denuncian agresiones e intento de ocupación ilegal de terrenos privados
La denuncia fue presentada por la vecina Sonia Leticia Marelican, quien junto a su familia posee 20 hectáreas de campo situadas en las proximidades de Villa Ayelén, de las cuales 14 cuentan con el título de propiedad a nombre de su padre y las 6 restantes se encuentran en Juicio de Usucapión, iniciado en el año 2009.
Marelican denunció que el pasado 10 de noviembre, cuando fue a su terreno como hace todos los días, encontró que habían alambrado y dividido las 6 hectáreas, “de punta a punta”. Según contó en diálogo con El Oeste, en esa oportunidad habían ingresado 15 personas a su terreno, quienes colocaron 36 postes y alambre.
Continuando con su relato, la denunciante sostuvo que las personas que alambraron su terreno en esa oportunidad, eran personal contratado por Santiago Echenique, quien supuestamente habría comprado esos terrenos que actualmente se encuentran en Juicio de Usurpación.
“Yo le comenté la situación de por qué estábamos ahí y que no nos íbamos a ir y él me dijo que se iba a reunir con la inmobiliaria a quien le había comprado, junto a un socio, los terrenos por 100 mil dólares y que del lugar no se iba a mover”, relató Marelican.
“Nos sentimos indefensas”
Según expresó la denunciante, toda esta situación empeoró en la jornada del último miércoles cuando, al ir con su madre al terreno, se encontraron con que nuevamente había un alambre de punta a punta. “Lo desarmé entero, le dejé todos los postes amontonados en el lugar y me vine a hacer la denuncia a la Comisaría”, detalló.
En el momento en que Marelican radicaba la denuncia en la Comisaría, su madre y su marido se quedaron en el terreno, lugar al que -según contó la denunciante-ingresó Echenique junto a tres menores de edad. “Ellos quisieron echar del lugar a mi mamá diciendo que somos usurpadoras e insultándola”, señaló.
“Mi mamá, que tiene sesenta años, se acercó para hablar con él (Santiago Echenique) quien la empujó de una barranca, ella cayó sobre unas espinas y se lastimó la espalda”, comentó Marelican quien ante esta situación decidió radicar una nueva denuncia.
“Después de esta situación presentamos la denuncia pero como siempre todo queda archivado, por lo que decidimos salir a los medios porque nos sentimos indefensas, queremos justicia, que desde el municipio se investiguen estas cosas”, aseguró la vecina.
“Nosotros no nos vamos a mover de nuestro lugar, lo compramos tenemos los comprobantes de pago y los títulos”, remarcó y aseguró que están al día con el pago de los impuestos de todas las hectáreas. “Avanzamos en la parte civil hasta que nos empezaron a poner trabas desde el municipio”, concluyó.