En una nota de prensa brindada por varios docentes de la ciudad de Esquel, Juan Zuoza comenta que hay denuncias penales contra funcionarios por la entrega de títulos sin validez nacional ni provincial.

Docentes de Esquel realizaron una conferencia de prensa, respecto a una situación en la que afirman que el Ministero de Educación de la provincia está entregando Títulos sin ningún tipo de validez.

En ese sentido, Juan Zuoza, uno de los docentes, afirmó: “El motivo que nos reúne en este momento es la entrega por parte del ministro de educación de títulos y certificados que no tienen ningún tipo de validez, ni nacional ni provincial. Acá tengo en mis manos un certificado de estudios elaborado por el instituto superior de formación docente 804, dónde se ve que está todo el programa de estudios completo, firmado por las autoridades”.

Este programa de estudio se llama “certificación docente en pedagogía y enseñanza para la escuela secundaria” y, como se observa en el mismo certificado, se hace mención explícita a la ley nacional de educación, a la ley provincial de educación, además de una resolución que regula este programa de estudios. Sin embargo, a pesar de estar mencionadas explícitamente tanto en la certificación, como las reglamentaciones internas del ministerio, nada de ello se cumple, es decir que no tiene la más mínima validez nacional y ni siquiera provincial. Es un programa de estudios que estuvo desarrollado mediante normativas internas con todo un programa de estudios que costó millones de pesos a la provincia, y, sin embargo, algunos docentes ya egresamos, otros están a punto de egresar, y nos damos cuenta que no hay absolutamente ningún papel que lo valide a nivel nacional ni a nivel provincial. Ni siquiera es reconocido por la junta de clasificación docente; es un bochorno ( exclama ).

Esto puede estar pasando también con otras carreras.

Hemos hecho todo tipo de reclamos, tanto a la ministra saliente como a la directora de educación superior de la provincia y paradójicamente ésta última, nos responde en sus escritos diciéndonos que no corresponde hacer ninguna validación nacional de este título, cuando la ley nacional como la ley provincial es muy clara al respecto, y todos los títulos y las certificaciones que se otorguen tienen que tener validez nacional, y ésta ni siquiera tiene validez provincial.

Hemos intentado todo tipo de diálogo, formal e informal. Hemos contactado amablemente a varios allegados al gobierno para que vean la gravedad de lo que ocurre, pero no hacen nada. No hay forma de hacerlos reflexionar sobre las barbaridades que cometen algunos funcionarios de rango medio y bajo. Sin dudas que los platos rotos los termina pagando el gobernador, que no creo que esté enterado de semejante desmanejo dentro del ministerio.

Hay varios responsables en este sentido, principalmente la señora Gabriela Lamberti que es la directora de educación superior, que es la que envió esta respuesta inaceptable y después tenemos a la señora Cintia Vizcay, directora de nivel secundario, y la señora Alejandra Von Poeppel, ya que ambas se niegan a reconocer las propias normativas que nos dan alcance docente. También, la junta de clasificación docente actúa como si fuese un ente paralelo “de otra galaxia”, como si no perteneciera al ministerio de educación y no reconoce ninguna normativa del ministerio. Nadie hace nada. Nadie cumple con sus funciones, ni con sus obligaciones. El ministerio es “tierra de nadie”.

En este sentido ya hemos radicado una denuncia penal al respecto contra los funcionarios, por el incumplimiento de los deberes de funcionario público, porque es evidente que es un desastre lo que han hecho, no han cumplido en lo más mínimo con las leyes en las que dicen estar basándose y que tienen obligación de cumplir.

Básicamente, lo que queremos es solicitar al nuevo ministro de educación, una reunión de carácter urgente para ver si en estos aires de cambios que hay en el ministerio podemos sentarnos a dialogar y a entendernos, ya sin intermediarios, porque hay mucha gente arcaica en el medio y entre los trabajadores y el ministerio hay mucha gente de por medio que son los que generan todo este tipo de problemas gratuitos, sin sentido. Hacer las cosas bien no les cuesta nada, sin embargo, parecen esmerarse en generar problemas, en vez de solucionarlos.

El ministerio de educación necesita un cambio profundo. Necesita gente capacitada y con buena voluntad para solucionar los problemas. Pero es evidente que para que ello ocurra, hay funcionarios que tienen que irse. Son meros generadores de problemas innecesarios. Quiero confiar en la apertura del diálogo con el nuevo ministro y así poder arribar a una solución.