Desafíos en ríos patagónicos
Los alrededores de Esquel dejan boquiabiertos a los visitantes con los lagos, lagunas y ríos. Ellos son el escenario ideal para la práctica de distintas alternativas deportivas en los cursos del Arrayanes y del Corcovado, los grandes actores de la escena patagónica.
Adentrarse en los ríos patagónicos permite a los amantes del remo tomar contacto pleno con la naturaleza y acceder a rincones alejados a los que sólo es posible llegar a través del agua. Sosiego, calma, el trinar de las aves y los sonidos del río son algunos de los valores agregados del turismo activo en Esquel.
Cada remada permite descubrir un escondite natural nuevo, donde se asoman arrayanes, coihues, entre tantas otras variedades de árboles patagónicos. Dejarse llevar por la corriente del agua es ingresar en un espacio totalmente diferente, donde nada es más importante que la madre naturaleza.
Si bien Esquel cuenta con espectaculares paisajes y bellezas naturales, este destino se popularizó con clásicos como La Trochita y La Hoya, pero el imponente marco que le brinda el Parque Nacional Los Alerces y la cordillera de los Andes, hacen de éste un lugar ideal para disfrutar a pleno del contacto con lo natural casi sin participación humana. Por el río Arrayanes Navegar el emblemático río Arrayanes es una de las posibilidades que brinda el kayak de travesía, recorrer el Parque Nacional Los Alerces desde al agua es una de las fantásticas opciones que ofrece este paseo. Los colores intensos de los kayak contrastan con los verdes de la vegetación y los turquesas de las aguas. Esta excursión que puede llevar de dos a cuatro horas, es ideal para descansar mientras se flota en las cristalinas aguas del río.
Si se tiene paciencia, al dejar de remar y permitir que la corriente deslice el kayak río abajo, al calmarse el movimiento del agua se pueden observar cómo nadan las truchas que parecen acompañar a excursionistas. El agua es tan cristalina que se puede ver el fondo del río sin esforzar la vista. El kayak de travesía es una de las actividades outdoors con mayor crecimiento en el mundo gracias a la facilidad con que se pueden practicar y el contacto especial con la naturaleza. En el Corcovado Para quienes gustan de un poco más de acción y de navegar los rápidos patagónicos, el Corcovado es la propuesta justa que garantiza aventura entre los cañadones que cortan la cordillera de los Andes. Al principio la bajada es tranquila, se practica la remada de acuerdo a las indicaciones del guía, mientras el grupo se divierte con el agua fría que salpica en la cara de cada participante.
Los distintos recodos del río con rápidos de clase II y III aumenta la adrenalina, porque al llegar a los cañadones la velocidad se incrementa y el vértigo también. El Corcovado serpentea hasta llegar al Pacífico donde desemboca, en Chile con el nombre de río Palena. La mejor época de año para disfrutar de estas actividades es de noviembre a marzo, por el caudal de los ríos. Semana de la aventura Bariloche, la ciudad rionegrina, el próximo sábado 21 pondrá en marcha la séptima edición de la Semana de la Aventura organizada por la Asociación de Turismo Activo de la Patagonia (Atap), en la cual regirán descuentos de hasta el 25 por ciento en actividades en contacto con la naturaleza. El encuentro inicia la temporada de verano en el destino turístico y tiene como objetivo difundir la oferta de turismo activo en la ciudad bajo el eslogan de “Capital Nacional del Turismo de Aventura”. La ciudad es propicia durante el verano para rafting, kayak, stand up rafting, stand up paddle, navegación a vela, buceo, cabalgata, canopy, montañismo, mountain bike, parapente y paseos lacustres, entre otras. Todos esos deportes se practican en impactantes paisajes con escenografías tales como el lago Nahuel Huapi, el arroyo López y el refugio laguna Negra, entre otros espacios naturales.