Dirigente Vecinal pide respuestas
Blanca Melín, presidenta del barrio 100, 74 y 50 viviendas, solicita una mayor presencia de la Municipalidad.
Llevo más de seis meses pidiendo una garita y no lo solucionan, sostuvo. Denunció además demoras en la construcción de la sede. La obra de infraestructura ubicada detrás de la Comisaría Segunda está en su etapa final. La dirigente barrial manifestó su enojo para con el municipio y exigió respuestas ante los requerimientos. Con cierta desazón, reveló que lleva más de seis meses pidiendo tan solo una garita y no lo solucionan, agregando que desde su asunción en la junta presentó, sin éxito, notas por diferentes problemáticas. Me da rabia que no tomen en serio lo que uno está haciendo porque más allá de que es ad honórem también gasta plata del bolsillo de uno. Pido respuestas favorables. Que se haga algo en el barrio, al menos una garita sobre la calle Calderón, cerca de la Comisaría Segunda de Policía, señaló. Sede vecinal Explicó Melín que aguardan con apuro los últimos trabajos en la sede y dejó en claro que se trata de un espacio más que necesario para los habitantes del 100, 74 y 50 viviendas. No sabe cuándo podrán habilitar el lugar y confió que muchas personas le preguntan al respecto. Es una obra construida con fondos provinciales. Muchas expectativas hay en torno al nuevo edificio, subrayó, y lamentó que al momento no tienen un sitio apto para llevar adelante actividades culturales. Según contó, los vecinos quieren hacer talleres relacionados con repostería, informática y arte. Espero antes del invierno tener abierto, expresó la presidenta de la asociación. Sin bajar el tono, cuestionó que en este último tiempo muchas juntas de Esquel empezaron con ampliaciones y refacciones estructurales cuando nosotros no teníamos nada. Y reclamó que las autoridades gubernamentales se preocupen por este barrio también. Acá hay gente que necesita el espacio. Precisó asimismo que recibe inquietudes de los vecinos en su propio domicilio porque no tiene otra alternativa. Reiteró que la falta de una sede es un inconveniente mayúsculo. Trabajo en mi casa desde el primer día que me tocó asumir. Mandé notas al municipio y no me han dicho cuándo entregan la obra. Seguiré esperando, agregó. Aumento de la Cooperativa En otro orden, mostró su preocupación por los fuertes aumentos en la boleta de la Cooperativa 16 de Octubre. Aseguró que en el barrio hay muchas empleadas domésticas, quienes son el sostén de la familia, y no están en condiciones de afrontar el tarifazo. Las personas no saben qué hacer, si no pagan les cortan la luz, acotó.  Para concluir, Melín dejó en claro que si es necesario saldremos a la calle para hacer el reclamo y frenar la suba. Anticipó que en ese sentido nos espera un invierno más grave, al tiempo que afirmó: Me voy a sumar a cualquier iniciativa vinculada con el tema. No se puede pagar esta cantidad de dinero.