Docentes movilizados al grito de Justicia por Carlos Fuentealba
Alto acatamiento en Esquel.
Este lunes se llevó adelante el paro nacional convocado por la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (CTERA) en reclamo de justicia por el maestro neuquino Carlos Fuentealba, quien fuera asesinado en el marco de una protesta salarial. En Esquel el nivel de acatamiento superó el 55 %.
Docentes de todo el país marcharon pidiendo justicia por Carlos Fuentealba, quien murió en abril del 2007 luego de sufrir una grave lesión en su cráneo. Recibió el impacto de una granada de gas lacrimógeno disparada por un policía del Grupo Especial de Operaciones Policiales (GEOP) de Neuquén, identificado como  José Darío Poblete.
El secretario general de ATECh Regional Oeste, Martín Pena, precisó que el nivel de adhesión trepó por encima del 55 % y destacó asimismo el acompañamiento de los trabajadores en la zona. Pintaron un mural en la intersección de la Avenida Fontana y calle San Martín para recordar al maestro asesinado nueve años atrás.
Recordó que Fuentealba perdió la vida como consecuencia de una brutal represión autorizada por el Gobierno de la mencionada provincia y reveló que el jefe de seguridad de aquel entonces era un alto funcionario del Ministerio nacional que encabeza hoy Patricia Bullrich. “Hay que estar atentos a esto. No queremos que vuelva a suceder lo mismo”, indicó.
Otros condimentos
Explicó además que la medida de fuerza incluye otros condimentos, entre los cuales se encuentra la exigencia de que en ninguna provincia argentina un trabajador de la Educación cobre por debajo del salario mínimo. En ese sentido, lamentó que “compañeros” en Santiago del Estero y Jujuy perciben sumas mensuales que no van más allá de los 4.500 pesos.
Dijo que en el caso de Chubut, la idea es seguir discutiendo el acuerdo paritario alcanzado con el Ejecutivo. “Llevamos claramente el rechazo a la propuesta”, mencionó, añadiendo que el Consejo Directivo del gremio resolvió aceptar el aumento en sintonía con el mandato de las otras regionales. No obstante, aseguró que quedaron temas pendientes a conversar con el Ministerio.
Sostuvo que en agosto deberán discutir nuevamente la pauta salarial ya que los incrementos registrados en productos alimenticios y en servicios básicos como la energía eléctrica (próximamente será el turno del gas) comen a paso firme el poder adquisitivo de la gente. “Tenemos que estar fuertes detrás del sindicato que es el que puede negociar”, acotó.
Nos llena de tristeza
El paro en Esquel demostró la división que existe entre los docentes. Mientras un grupo cercano a la ATECh pintaba el mural de Fuentealba otro concentraba en pleno centro de la ciudad. “Esto nos llena de tristeza”, reconoció Pena, dejando en claro que la medida de fuerza es “por el mismo motivo. Lo que estoy diciendo ahora es igual a lo que sostienen ellos”.
Reiteró que es “triste no poder estar juntos” y consideró que detrás existe “una puja de poder que no ayuda a nadie; por el contrario divide y nos muestra en dos partes ante el Gobierno. Esto es hacerle el juego a la patronal. Daña no sólo a la Regional. Las diferencias siempre las vamos a tener pero lo prioritario es la lucha en conjunto del sector por los mismos trabajadores”.