El acto de Esquel terminó en escándalo
La ceremonia para recordar el inicio de la última dictadura militar culminó en un cruce de acusaciones entre integrante de la Alianza Cambiemos y de La Cámpora, además de militantes de otras fracciones.
El acto por el Día de la Memoria, la Verdad y la Justicia terminó en escándalo en Esquel, a partir del cruce de acusaciones entre miembros del gobierno de la Alianza Cambiemos y La Cámpora y militantes de otras fracciones. Según el diario Jornada, tras el discurso de Red X la Identidad, que repudió los hechos de lesa humanidad y ratificó que hubo 30.000 desaparecidos (“y quizás más”) en la dictadura cívico-militar que se instaló en el país el 24 de marzo de 1976, en representación del gobierno municipal de la Alianza Cambiemos que conduce el intendente Sergio Ongarato, se expresó el presidente del Concejo Deliberante, Jorge Junyent. Cuando estaba cerrando el mensaje, el concejal recalcó que “los actos de la fecha rinden un justo homenaje a las víctimas de actos vinculados con el terrorismo de Estado. Pero la madurez debería permitirnos rendir homenaje también a las víctimas del proceder de las organizaciones subversivas que asolaron el país por aquellos años. Demostremos que hemos aprendido a valorar las instituciones democráticas y a cuidar las libertades que nos garantiza el orden constitucional”. Afirmó Junyent que “hace falta una reconciliación de los argentinos para que la memoria, la verdad y la justicia estén al alcance de todos”. Este tramo del discurso enardeció a los distintos sectores que estaban presentes y comenzaron los abucheos. Finalizado el acto Rubén Amaturi, hermano de Nolberto Amaturi, desaparecido en la dictadura, exteriorizó su malestar con los dichos de Junyent, y agradeció a quienes acompañan en la causa de su familia. NEGACIONISTAS Y NISMAN Por su parte el diputado nacional Santiago Igon (FpV), advirtió que Cambiemos de Esquel tendrá que confirmar o rectificar los dichos de Junyent, y también expresiones del concejal Diego Austin. “Hoy Junyent en la cara de todos revalorizó la teoría de los dos demonios”, enfatizó el legislador por Esquel, y paró un momento sus declaraciones por la “mucha bronca” que dijo tener. En tanto Diego Austin, otro concejal de la Alianza Cambiemos, sostuvo que hubiera sido importante no tener que lamentar a nadie, sí hubiese habido dos desaparecidos, y “el hecho de pensar distinto, no nos transforma en enemigos, sino en un contrincante político. Pero no aprendimos y los síntomas de violencia e intolerancia los seguimos viviendo”. Llamó a los militantes de La Cámpora a quedarse “callados si no tienen tolerancia para construir un futuro juntos” y añadió que “ver ese tipo de violencia verbal o física, no nos lleva a pensar otra cosa que en cualquier momento pueden tomar una piedra, un palo o un arma para ir contra el gobierno”. Asimismo, Austin desechó que Junyent en el discurso haya planteado la teoría de los dos demonios, como interpretaron los militantes de distintos sectores. El intendente Ongarato dijo que el delito es delito provenga de donde provenga, y “a esto lo decía Juan Domingo Perón”. Analizó que los procesos de enjuiciamiento a los miembros represores de la dictadura siguen. “Pero –remarcó- para el otro lado no ha sido tan así, y esto también provoca grietas dentro de la sociedad. La justicia debe ser para todos, no sólo para un sector”. La discusión siguió por varios minutos después del acto. Ongarato se quedó y cruzó duras palabras con los militantes de La Cámpora y otras extracciones. Le gritaron que fue vergonzoso lo que expresó Junyent, y el jefe comunal les replicó que “a mí me dolió más que hayan puesto a (César) Milani al frente del Ejército”. Hubo tantas acusaciones cruzadas que al final otro concejal de la Alianza Cambiemos, Sergio Sepiurka, afirmó temerariamente: “pusieron a Milani y mandaron a matar a Alberto Nisman”.