El asesino de Esquel confesó, pidió perdón y dijo que la víctima acosaba a su familia
Diego Lara dijo que mató a Juan Caupi porque había molestado a su esposa y a su hija. “Se me pasó la mano”, admitió.
Diego Lara, el individuo imputado de dar muerte a Juan Eusebio Caupi de una puñalada en una vivienda del barrio Bella Vista de Esquel el pasado martes 22, se declaró culpable y le pidió perdón a la familia de la víctima. No obstante ello, justificó su accionar al sostener que el trágico ataque se originó por defender a su familia, ya que, según Lara, el occiso había querido ingresar a su domicilio donde estaba su hija menor de edad y temía que “pudiera hacer algo” con su mujer. El reconocimiento de Lara fue efectuado en la audiencia de control de detención que se desarrolló ayer a la mañana en la sede de los tribunales de esa ciudad cordillerana chubutense donde hizo uso de la palabra. Allí y tras escuchar la descripción del hecho que hizo la Fiscalía, el imputado por el asesinato reconoció haberlo cometido. A pedido del Ministerio Público Fiscal se le impuso prisión preventiva por treinta días. El defensor, Bruno Deias, adelantó que la Defensa realizará un amplio informe socioambiental para lograr una medida menos gravosa. El martes 22 entre las 21 y las 21.30, en la vivienda ubicada en Humphreys entre Vuelta de Obligado y Miguens del barrio Bella Vista, se produjo un hecho de sangre que tendría como antecedente un altercado entre Diego Lara y Juan Eusebio Caupi. Los motivos aún no se pudieron establecer, aunque se conoció que un amigo le avisó por teléfono a Lara que Caupi habría estado molestando a su señora. La funcionaria de Fiscalía, María Elena Cimadevilla, indicó que el imputado le propinó tres cortes con un arma blanca de puño, una de ellas fue la mortal. Culpa y perdón Pese a la recomendación de su defensor, el imputado quiso hablar. “Yo me declaro culpable de lo que hice, pero también le pido perdón a la familia por lo que hice, pero también él también pudo haber hecho algo con mi mujer y dos días antes quiso meter a mi nena a su casa. Yo sé que se me pasó la mano, pero lo hice por mi familia, pero estoy muy arrepentido también”, sostuvo.