Subió 50 centavos. El mayorista llegó a $ 30,88. La autoridad monetaria dejó subir la divisa pese a que en el mundo las monedas se apreciaron frente al dólar.

Otra vez el dólar se encareció en la Argentina, pese a que las monedas emergentes tuvieron una rueda de apreciación frente a la divisa estadounidense. Esta vez ni Turquía ni Brasil influyeron en la depreciación del peso argentino, que llegó al cierre a $ 31,47 según el relevamiento que hace el BCRA entre los principales bancos del mercado.

A una hora del cierre, el índice Merval bajaba casi 4%. El mercado sufrió de entrada el desplome de las acciones del Banco Supervielle, que cedían casi 30% como reflejo de un balance trimestral que fue considerado como muy malo por los analistas financieros.

Los bonos de la deuda, en dólares, tuvieron un día relativamente tranquilo, con leves retrocesos que hicieron que el índice de Riesgo País volviera a la zona de los 700 puntos básicos. Este indicador estaba en 350 a fin de 2017.

Tras cuatro días de subas ininterrumpidas, el dólar había arrancado este viernes en baja. Pero la caída duró apenas una hora y media. Luego, la cotización se dio vuelta y la divisa cotizaba en torno a $ 31,10. El jueves había cerrado a $ 30,98 de acuerdo al promedio del Banco Central.

En el mercado mayorista, en tanto, subía un centavo, a $ 30,46. Era en el único país de la región en que avanzaba, ya que en Brasil, el real caía 0,70%, a 4,08 reales. Había llegado a 4,12 el jueves, en lo que había sido su séptima depreciación consecutiva.