Skip to content

El gobernador Mariano Arcioni no regulariza el pago de sueldos a estatales

El gobernador de Chubut, Mariano Arcioni, enfrenta el reclamo de los estatales por la acumulación de sueldos adeudados y el pedido de un sector del Poder Judicial para que deje el cargo.

Con el unánime reclamo de los gremios estatales por la cancelación de tres masas salariales atrasadas y el último aguinaldo, y una fuerte arremetida de un sector del Poder Judicial contra el gobierno como telón de fondo, el gobernador de Chubut, Mariano Arcioni, anunció para noviembre próximo el fin del pago escalonado de haberes, vigente desde julio del año pasado en esta provincia.

Sin embargo, la promesa -que llegó tras incidentes protagonizados este martes por un grupo de manifestantes frente a Casa de Gobierno, en Rawson- dejó mas dudas que certezas: Chubut debe afrontar este mes un pago de 40 millones de dólares a raíz de un vencimiento de deuda, registra un déficit mensual estimado en los 2.800 millones pesos y una masa salarial que supera los 5000 millones por mes. En medio del fuego cruzado con los gremios, Arcioni afrontó, además, el reclamo de un sector del propio Poder Judicial, luego de que dos jueces penales le pidieran “dar un paso al costado” en su gestión de gobierno.

La semana pasada y tras una dura negociación, la Casa Rosada decidió garantizarle a Chubut una bocanada de oxígeno. Comprometió el envío de un total de 9000 millones de pesos: 5000 millones -que llegarán del Fondo Fiduciario y deberán ser aprobados por la Legislatura en sesión especial- y otro tramo por colocación de letras. No obstante, los ingresos están todavía lejos de representar un salvataje en una provincia en la que, según se estima, solo un aporte de 17.000 millones de pesos ordenaría las cuentas y permitirá cancelar los haberes adeudados.

Chubut vivió este martes por la mañana otra escalada de violencia motivada por demora registrada en el pago de sueldos. En medio de la pandemia y del récord de casos registrado en localidades como Puerto Madryn, Comodoro Rivadavia y Rada Tilly, un paro de salud complicó el panorama sanitario. En Rawson, frente a Casa de Gobierno, empleados estatales del gremio legislativo (APEL), Salud, Educación y trabajadores viales encabezaron una protesta como continuidad de la vigilia y acampe que iniciaron ayer en reclamo por el cobro de sus haberes.

La movilización terminó sobre el mediodía con corridas y gases lacrimógenos. Sobre el mediodía, Arcioni convocó a una conferencia de prensa y adelantó el pago de haberes del mes de julio del tercer y cuarto rango entre el viernes y el martes próximo. Indicó que el primer y segundo rango, más Salud, percibirán los salarios del mes de agosto el 16 de octubre, “con la proyección a futuro de pagar a partir de noviembre en una única vez todos los sueldos de la Administración Pública”.

En medio de un clima caldeado por las protestas de los gremios en la calle, Arcioni anunció que en noviembre la provincia saldrá del pago escalonado. “Con todas estas medidas y proyecciones, estamos en condiciones de decir que en noviembre estaríamos saliendo del pago escalonado y siendo previsibles para el pago de la totalidad, que es lo que nos está pidiendo hoy el empleado público”, dijo. Puntualizó que “las proyecciones están dadas a lo largo del tiempo para poder dar la previsibilidad necesaria para hacer este anuncio”.

“Saben muy bien que la provincia, más allá del pago del servicio de deuda al que está haciendo frente y que nos permitió en parte desendeudarnos, tuvo una reducción de ingresos de regalías, más la situación de pandemia, lo que nos ha llevado a la crisis”, enfatizó.

Sin embargo, la realidad de los números todavía plantea un escenario de dudas sobre la posibilidad de hacer realidad la promesa. Además de los menores ingresos por la caída de precios internacionales del petróleo, en Chubut el impacto negativo de las regalías sigue acentuándose por la absorción casi total de los ingresos para afrontar los vencimientos de su deuda externa.

El gobernador de Chubut, Mariano Arcioni, prometió que en noviembre se normalizarán los pagos a estatales

El mes pasado, aunque hubo una leve mejora para alcanzar la franja de los 20 millones de dólares, el dato más gráfico surgió desde el Ministerio de Economía: de los 1.400 millones de pesos que significó ese monto en dólares, solo quedaron disponibles 160 millones de pesos, luego de los descuentos automáticos para el vencimiento de octubre.

Jueces contra Arcioni

La demora en el pago de haberes ubicó en la línea de fuego a un grupo de jueces que arremetió contra en Poder Ejecutivo y el Legislativo, al que le reclamaron activar “los pedidos de juicio político” contra el mandatario provincial. “Estoy absolutamente decepcionado del gobernador y le solicito que dé un paso al costado porque en estos meses demostró no ser idóneo”, dijo el juez Miguel Ángel Caviglia. Sostuvo que “la provincia destina plata a gastos superfluos en vez de a sueldos, como los test de drogas”.

Su par Alejandro Soñis aseguró: “Estamos muy preocupados, respuestas no vemos. Desde mayo venimos reclamando y esto parece que se está normalizando, lo de cobrar cada tres meses, y vemos con preocupación los ataques sistemáticos en contra de la Justicia, el desprestigio continuo. Vimos con desazón que hacían creer que el estado de la provincia era por el nivel de sueldos de la Justicia. A mí me parece que es por el nivel de corrupción”.

A comienzos de setiembre, el mandatario provincial recibió a representantes del Poder Judicial y los autorizó a pedir un préstamo al Banco del Chubut por unos 300 millones de pesos con el fin de regularizar los sueldos. Pero esta semana, Caviglia y Soñis imprimieron otro tono al reclamo cuando criticaron a Arcioni por no considerarlo “idóneo” y denunciaron “un avasallamiento hacia las instituciones, hacia la independencia de los poderes en general y del Poder Judicial en particular”.

También acusaron a la Legislatura de no haber activado los pedidos de juicio político. Ahora, serán los diputados provinciales los que deberán facilitar el ingreso de fondos a Chubut, que elige el camino de generar más deuda en su intento de encarrilar el pago de los salarios de los empleados estatales.

Fuente: La Nacion