Como parte de las políticas de ajuste del gasto fiscal para cumplir con las metas del Fondo Monetario Internacional, la resolución dispuesta ayer, a través del Decreto 702/2018, comenzará a regir en septiembre. Implica que la asignación máxima por hijo para trabajadores en relación de dependencia, que podía llegar a $3.407 en las provincias de la Patagonia o en algunos departamentos de Catamarca, Jujuy y Salta, entre otras regiones, pasará a ser de $1.578 como en el resto del país. También se reducirá la cantidad de familias que podrán acceder a ese beneficio. Hasta ahora podían percibir asignaciones los grupos familiares cuya suma de ingresos no superara los $94.786 brutos mensuales. Desde septiembre se les abonara a las familias que perciban menos de $83.917 brutos mensuales, pero si alguno de sus integrantes percibe más de $41.959, también quedarán excluidos. Amplio repudio a la medida en Chubut, tanto de la oposición como de los propios aliados del presidente Mauricio Macri.

El Gobierno nacional eliminará desde septiembre el beneficio del adicional por zona en las asignaciones familiares que percibían más de 100 mil chicos de provincias de la Patagonia y de algunas regiones del norte del país. Así se estableció mediante el Decreto 702/2018 que se publicó ayer en el Boletín Oficial.

Con Mauricio Macri en la cumbre de los BRICS en Sudáfrica, la vicepresidenta Gabriela Michetti, Marcos Peña -jefe de Gabinete- y Jorge Triaca –ministro de Trabajo- firmaron el decreto.

Una de sus disposiciones señala que se busca equiparar el valor de las asignaciones familiares en todo el país. Sin embargo, resulta ser una contradicción ya que en lugar de incrementar las asignaciones mínimas para equipararlas con aquellas más elevadas, estas se reducirán en las regiones extremas del país como la Patagonia, donde los beneficiarios pasarán a cobrar menos de la mitad de lo que venían percibiendo.

De ese modo, el valor de la asignación familiar por hijo puede caer hasta 75% en algunas provincias. Hasta ahora, el monto máximo de asignación –para los salarios más bajos- es de $1.578 a nivel nacional, pero podía ascender a entre $3.155 y $3.407 para los trabajadores registrados en Chubut, Santa Cruz, Tierra del Fuego o en departamentos de provincias norteñas como Catamarca, Jujuy y Salta.

“El objetivo es seguir aumentando la cobertura de las asignaciones y queremos que sea pareja para todos. El extra no tenía un criterio de lugares con mayores niveles de pobreza, era algo antiguo para poblar regiones y no se podía sostener”, argumentó el titular de la Administración Nacional de Seguridad Social (ANSeS), Emilio Basavilbaso.

“Había una distorsión. Es lo mismo un chico de La Matanza que uno de Tucumán o del Sur. La mayor pobreza la tenemos en el conurbano bonaerense y en el norte”, aseguró Triaca en el mismo sentido.

Sin embargo, tanto Basavilbaso como Triaca eludieron referirse a que el costo de vida es mucho más elevado en la Patagonia que en Buenos Aires u otras provincias del centro del país, lo que justifica la existencia de ese adicional por zona que se abona no solo en asignaciones familiares sino también en jubilaciones, donde también el Gobierno nacional estudia aplicar recortes.

En cuanto al techo para percibir la asignación familiar, bajará de $94.786 a $83.917 para el ingreso del grupo familiar o de $41.959 de uno de sus integrantes. Ese cálculo incluirá las sumas no remunerativas, de acuerdo al Gobierno, ante la repetición de casos en los que cobraban asignaciones familiares y aplicaban para deducciones por hijo en el Impuesto a las Ganancias.

En ese sentido, el Gobierno cruzará datos entre la ANSeS y la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) para detectar presuntas irregularidades y “dobles beneficios” en el sistema de seguridad social.

Asimismo, los funcionarios remarcaron que en el caso de los hijos con discapacidad no se modificarán los diferenciales por zonas. En un momento se había analizado y quedó descartado por el costo político.

El Gobierno elevó el piso y bajó el techo para acceder al cobro de las asignaciones familiares y eliminó los beneficios que en ese concepto alcanzaban a más de 100 mil chicos de provincias de la Patagonia y algunas zonas del norte. La medida salió por decreto, comenzará a regir a partir de septiembre y fue presentada con el objetivo de aumentar la recaudación por aportes de empleadores, aunque implicará un ajuste en el gasto social.

El objetivo es seguir aumentando la cobertura de las asignaciones y queremos que sea pareja para todos. El extra no tenía un criterio de lugares con mayores niveles de pobreza, era algo antiguo para poblar regiones y no se podía sostener, dijo Emilio Basavilbaso titular de la ANSeS