El increíble caso del chino de Esquel preso hasta 2023
Se trata de Wang Yu Liang, condenado a prisión perpetua. Las víctimas fueron Fu Yun Hua y su hijo de 4 años.
En esta esquina funcionó el restaurante chino “Zhong Hua”. Se trata del lugar del suceso.
Muchos conocen bien el caso, y hasta saben dónde está el chino que mató a un hombre de su misma nacionalidad y su hijo, en noviembre de 2003. Pero otros tal vez hayan olvidado, y en esta crónica podrán rememorar los horrendos crímenes que causaron consternación en Esquel. Este caso se inscribe en el único a la fecha en la Cordillera chubutense que tiene como protagonista a un hombre asiático: Wang Yu Liang, condenado a prisión “perpetua y perpetua con reclusión por tiempo indeterminado”, acusado por “doble homicidio agravado por conexión con otro delito y robo simple”. Hoy pasa sus días en la cárcel de Esquel, y recién en noviembre de 2023 podría obtener la libertad condicional. Pero antes, en 2018, estaría dado el tiempo para tramitar salidas transitorias del penal. Relato Fue al expediente del caso para relatar pormenores de cómo fueron los homicidios perpetrados por Wang Yu Liang, hacia Fu Yun Hua y su hijo de 4 años el 5 de noviembre de 2003 en el restaurante chino Zhong Hua, que estaba ubicado en 25 de Mayo y San Martín, en pleno centro de la ciudad. El lugar, cuyo dueño era Fun Yun Hua, tenía mucha concurrencia, por el atractivo de ser el único comedor asiático instalado en la historia de Esquel. Allí, contaban quienes asistían, se comían ricos platos al tenedor libre, aunque nunca dejaba de rondar el mito de que también preparaban menúes con carne, por ejemplo, de perro, más cuando en su momento algunos vecinos aseguraron que en residuos dejados en la vereda del local habrían aparecido cráneos de canes. Wang Yu Liang trabajaba en el restaurante de su connacional que había apostado con su esposa Zhang Lianhong a un emprendimiento en la cordillera chubutense. Incluso en los fondos del negocio tenían la casa en la que vivían, y el homicida disponía de una habitación. Muerte y robo de dinero Llamativamente, en el expediente el autor de las muertes figura como Yulian Wang, o Tulián Wang, o Yaliang Warg, aunque más allá de estas identidades, en la Unidad 14 donde purga la condena de “prisión perpetua con reclusión por tiempo indeterminado”, acusado por “doble homicidio agravado por conexión con otro delito y robo simple”, es llamado por su alias Antonio. En el juicio que condenó el 10 de octubre de 2005 al autor de los asesinatos, y asistido por el defensor oficial Eduardo Marsal, se tuvo probado que la muerte de Fu Yan Hua se produjo con el propósito de facilitar y consumar otro delito, como fue el apoderamiento ilegítimo de las sumas de 100.000 pesos; 30.000 dólares, y dinero chileno en cantidad no determinada. Crónica de los crímenes El abogado Gustavo Difiori, patrocinador de la querellante Zhang Lianhong, esposa del hombre asesinado, narró que la muerte de las víctimas ocurrió en horas de la mañana del 5 de noviembre de 2003, entre las 8:30 y las 10, cuando la víctima “Tafu” recién se había levantado para iniciar las tareas diarias, incluídas las que realizaba su mujer ausente en ese momento. En ese contexto, el letrado afirmó que el ataque del homicida se dio en el depósito del restaurante, con un elemento contundente y de importante maza, con el que le produjo cinco lesiones mortales, y otras en zona malar y en una mano, emprendiendo la golpiza primero en el suelo, para luego golpearle la cabeza contra la pared. Después se dirigió a la habitación donde dormía el menor, a quien le quitó la vida con dos golpes certeros en la cabeza. Mucho dinero Tras cometer los homicidios, Wang Yu Liang, inició la búsqueda del dinero, que era su fin, encontrando importantes montos en pesos, dólares y plata chilena, además de un cuchillo. Su autoría sería probada de manera contundente, por cuanto la policía cuando llegó al lugar no encontró cerraduras ni aberturas violentadas El actualmente alojado en la Unidad 14 de Esquel, después de los homicidios, salió a comprarse un reloj, portando un maletín que pertenecía a la víctima, que luego cambió por un portafolio en el que introdujo el dinero robado, no sin antes violentar el mencionado maletín al no saber la clave para abrirlo. En un taxi Wang Yu Liang se trasladó a San Carlos de Bariloche, donde concurrió al casino a divertirse, situación que se constató a través de videos enviados al Tribunal de enjuiciamiento por la propia casa de juegos. Y como disponía de efectivo, giró una cifra a su hijo radicado en China, de alrededor de 22.000 dólares. Al día siguiente del hecho, el condenado arribó a Capital Federal, donde se alojó en un hotel. Como era fin de semana, esperó el lunes para iniciar trámites en la Embajada de China y así salir del país. Allí le informaron que debía esperar algunas horas para tener la documentación solicitada. Entonces, Wang Yu Liang se retiró de la Embajada, y a poco de andar fue interceptado por siete u ocho civiles que le mostraron sus armas, y se presentaron como policías (de la Federal), y después de estar alojado en una Comisaría, a la semana lo trasladaron a Esquel, para afrontar el juicio y dictado de condena por parte de la Cámara del Crimen que en ese entonces integraron los doctores Teresa Landa de Caveri, Cristina Jones y Víctor Sarquís, a “prisión perpetua con reclusión por tiempo indeterminado, inhabilitación absoluta y costas”. El 4 de octubre de 2012, se llevó a cabo una audiencia en la Oficina Judicial de Esquel, en la que se dejó por aprobado el cómputo de la pena. Wang Yu Liang fue condenado el 10 de octubre de 2005, con fecha de detención el 10 de noviembre de 2003. Por lo tanto los 20 años a tener en cuenta, se cumplirán el 10 de noviembre de 2023, y las salidas transitorias serían al cumplir los 15 años de la sentencia, es decir a partir del 10 de noviembre de 2018. Y la libertad condicional se le podría dar el 10 de noviembre de 2023. En varias oportunidades se intentó tener la posibilidad de ingresar a la U-14 para saber más de Wang Yu Liang, incluso se elevaron notas, pero no hubo respuestas. Dicen que el chino es algo callado, de buena conducta, y tal vez esté afectado al área de la cocina, por sus conocimientos en la materia Durante los primeros tiempos de su prisión, era visitado por una mujer, de acuerdo con lo que se ha podido determinar. Si hay más secretos, se conocerán quizás en 2023.