El juez Colabelli liberó a la banda de Bariloche
Rechazó los argumentos de la fiscal y ordenó la liberación de tres integrantes de una banda que asaltó a una familia de Epuyén.
El juez Colabelli dejó en libertad a tres integrantes de una banda delictiva detenida por su participación en un asalto en Epuyén.
A excepción de Fabio Bonefoi, sobre quien pesa un pedido de captura de la justicia rionegrina, el juez José Colabelli dejó en libertad ayer a los restantes tres integrantes de la banda delictiva detenida el sábado en San Carlos de Bariloche por su participación en un asalto violento contra una familia de Epuyén. En detalle, tras una audiencia en los tribunales de Esquel que se extendió por más de cuatro horas, el magistrado rechazó los argumentos de la fiscal Marta Ponce Ventura -consideró que “no son sustanciosos”-, y ordenó la liberación de José Segundo “Cochengo” Ibáñez, Patricio Adrián “Pato” Asenjo Tobar y Luciano Fabián Díaz, con la condición de que “todas las semanas comparezcan en una comisaría de Bariloche”. Previamente, la fiscalía había pedido la prisión preventiva por 60 días para los cuatro imputados, pero Colabelli solo accedió a la apertura de la investigación por el robo, agravado por el uso de armas de fuego y violencia, cometido el 30 de marzo en el callejón Las Bandurrias de la Villa Lago Epuyén. Además de aclaró que sobre Bonefoi “debe esperarse el requerimiento de traslado por parte de la justicia de Río Negro”. Luego de un procedimiento que incluyó seis allanamientos en Bariloche y uno en Epuyén, el último sábado de secuestró el Peugeot 206 azul utilizado en el atraco, además de los celulares y otros elementos sustraídos a la víctima. También los investigadores hallaron cocaína y marihuana. Esa misma noche los detenidos fueron derivados a Esquel, donde quedaron alojados en la Comisaría Primera. Durante la audiencia judicial de ayer fueron asistidos por los defensores oficiales Marcos Ponce y Bruno Deias. Cabe recordar que el hecho que se les imputa ocurrió en Epuyén cuando sorprendieron descansando a Andrea Ester Mutuverría, junto a su hijito de 4 años, mientras su esposo (un militar norteamericano retirado, veterano de la Guerra del Golfo), salió por 20 minutos a comprar facturas. Ingresaron con violencia, la golpearon, tiraron al suelo y la ataron con alambre, siempre apuntándola con un revólver. Se llevaron un botín consistente en alhajas, monedas de colección, dinero en pesos y dólares, cámaras digitales, celulares y otros elementos. Maltrato Según detalla hoy el diario Jornada, un equipo periodístico de dicho medio que trataba de cubrir ayer la audiencia de detención en los tribunales de Esquel, recibió amenazas y fue increpado por funcionarios judiciales y policías tras la orden del juez Colabelli de prohibir grabar o tomar fotos, aún cuando el Código de Procedimiento de la provincia del Chubut estipula “el libre acceso y difusión plena de las audiencias en edificios tribunalicios, a no ser que haya menores involucrados”.