El juez Criado insistió con la falta de alojamientos para condenados
Las autoridades de la comisaría Segunda de Esquel, encabezadas por el comisario Félix Cárcamo, ayer realizaron diligencias en la Fiscalía, vinculadas al intento de motín que pudo ser abortado en esa dependencia policial el domingo último y cuyo malestar de los detenidos se manifestó hasta las primeras horas de la mañana de la ayer.
El juez de Ejecución Penal, Jorge Criado, conversó con Cárcamo y el segundo Jefe de la Segunda, y luego comentó a la prensa que se presenta el déficit edilicio en Esquel y la zona cordillerana para alojar a condenados que cumplen sus penas en comisarías, y también se da que la Policía está organizada para la prevención del delito y la asistencia a los Fiscales en la investigación. Sin embargo, en los últimos ocho años, les han agregado el cuidado de condenados que no pueden ser incluídos en el Servicio Penitenciario Federal. Puntualizó que de 85 con sentencia, sólo 13 internos están alojados en la Unidad 14, y los demás permanecen en comisarías. Hacer lo que corresponde Ayer, Criado se reunió con el juez de turno del fin de semana, Martín Zachino, que le informó sobre lo sucedido el domingo. Por otro lado, el jefe y el segundo de la comisaría Segunda le informaron el estado de situación, que ya estaba controlada. Asimismo, el magistrado dio cuenta de una denuncia anónima que recibió de un interno de la dependencia policial, y anticipó que en esas condiciones él no tramita nada, y se encargaría de transmitir la inquietud a la Defensa Pública, para trabajar en esa cuestiòn en particular. Indicó el doctor Jorge Criado que son 3 las personas que causaron desórdenes con quema de papeles en el patio interno de la secciona y rotura de algún mobiliario y anticipó su resolución del caso. En ese sentido sugirió que en ocasiones anteriores y sobre quienes no se avienen al cumplimiento del reglamento, determinó el traslado a otras jurisdicciones. “Quien cree que tiene más derechos de los que tiene y organiza un disturbio y quema elementos que son del Estado –recalcó-, no sólo se le abre una causa penal, sino que además se lo traslada a otro lugar”. Advirtió que los presos revoltosos pueden pedir lo que quieran, esto porque reclamaban su presencia para deponer la actitud. Pero, aseveró que “yo voy a hacer lo que corresponde”. En cuanto al reclamo, Criado precisó que nada puntual, sino que reaccionaron porque una persona que fue a visitar a un recluso no llevó el DNI y no lo dejaron ingresar y la otra cuestión está relacionada a las adicciones. En este caso particular planteó la necesidad de implementar un Gabinete interno como lo hubo en otros tiempos, para que se dosifique la medicación y no haya excesos. Otro problema que visibilizó es la falta de un médico policial y cuando hay algún inconveniente de salud de un detenido, se debe poner en práctica el procedimiento de traslado a la guardia del hospital. Comisaría sobrecargada El magistrado consignó que hay alrededor de 20 personas detenidas en la comisaría Segunda y que las dependencias del resto de la cordillera también tienen presos condenados bajo su cuidado. Explicó que esta situación se da porque no se puede acceder a Unidades del Servicio Penitenciario Federal, por falta de cupos y por una deuda que dejó el ex gobernador Martín Buzzi. Pero además, en los últimos tres años se ha incrementado el número de condenas firmes. Todo esto lo hablará con el ministro de Gobierno de la provincia, Rafael Williams y con el presidente del Superior Tribunal de Justicia, Alejandro Panizzi en los próximos días a los efectos de buscar una soluciòn alternativa a este tipo de conflictos.