El motín puso en evidencia la necesidad de contar con módulos carcelarios
A partir del incidente registrado el martes por la tarde en la Comisaría Primera se puso en evidencia una vez más la falta de lugares adecuados para el alojamiento de personas privadas de su libertad.
El propio jefe de la Comisaría Primera reconoció ayer que “las condiciones son las mínimas indispensables que se pueden dar en una comisaría”.
En este sentido, dio cuenta de que los protagonistas el motín “son todos presos condenados, algunos por homicidio, homicidio en grado de tentativa, robos reiterados, son personas que tienen condenas bastante onerosas, de larga data. Hemos solicitado los traslados y se van a hacer las gestiones pertinentes para descomprimir la situación. Indudablemente que si es necesario se canalizará a través de la autoridad competente, principalmente para prevenir cualquier situación que pueda poner en riesgo la integridad física de los propios detenidos”.
Sobre la imposibilidad de albergar en la Unidad 14 de Esquel a alguno de estos delincuentes, Acosta apuntó que “una de las trabas principales que pone el Servicio Penitenciario es que al tratarse de una unidad de mínima seguridad se necesita un perfil criminológico del detenido específico. Amén de esa situación, creo que no hay provisión de cupo hacia la provincia, y por ende tienen trabajo el ingreso de detenidos”.
Resaltó que “la Comisaría Segunda tampoco tiene plazas, no obstante ello, algunos de los internos que tenemos alojados en esta comisaría han tenido problemas de conducta con otros detenidos de la comisaría Segunda, entonces por una cuestión de seguridad no pueden ser trasladados ya que es inviable la convivencia entre ellos”.
El jefe policial reiteró que “las condiciones son las mínimas indispensables que se pueden dar en una comisaría. La condición óptima la tendría que dar un servicio penitenciario”.
Entre las anomalías, mencionó que “el recreo de los detenidos se tiene que realizar en la comisaría Segunda porque la Primera no tiene un lugar específico ni las características edilicias como para que todas las actividades que tenga que desarrollar una persona privada de su libertad se realicen. También hay tareas educativas como algunos talleres que se realizan en la sala de visita. Las condiciones son las mínimas en la comisaría Primera”.
TRANSPORTE DE DETENIDOS
Por último, Acosta hizo alusión a los constantes traslados de internos a los que se ven obligados, tanto para recreos, actividades educativas, atención sanitaria o judicial.“Con los móviles de la comisaría se realiza los días martes el traslado a la totalidad de la población, tratando de utilizar la menor cantidad de recursos materiales. Pensando en que la tarea de la policía es la prevención. en la medida de las posibilidades se realiza con la mayor celeridad posible y tratando de afectar el menor recurso destinado a la prevención”.