El Municipio que dejamos en el 2011 no es el que recibí en el 2014
El pasado sábado 9 de mayo, se cumplió un año de la asunción a la Intendencia de Trevelin por parte de Leila Assef. Hasta ese día, la hoy intendente, ocupó el cargo de presidente del Honorable Concejo Deliberante.
Su asunción fue debido a que Juan Garitano renunciaba al cargo para el que había sido elegido por su comunidad, con el objeto de asumir como Ministro Coordinador de Gabinete en el gobierno Provincial, cargo que aún ocupa.
En una entrevista dada a la emisora FM Alpina, Assef habló de este año de gestión, del contexto y de la herencia, en términos administrativos, que le dejó Garitano.
“Muchas veces, cuando se hacen estos traspaso de mando, uno no tiene mucho tiempo para diagnosticar. Y mucho menos en mi caso que fue de un día para el otro”, comenzó planteando Leila Assef, “el viernes lo que hice fue reunirme con los empleados para pedirles colaboración, porque realmente quienes llevan adelante la municipalidad son los empleados. Nosotros ocupamos puestos efímeros. Sin el acompañamiento de ellos hubiera sido imposible para sortear esos primeros meses e incluso todo este año”.
Recordó Assef que durante los años 2010 y 2011 fue secretaria Coordinadora de Gabinete, “y la realidad es que la municipalidad que entonces dejamos no es la misma que yo recibí. Y eso se ve en la gente, en el personal. Obviamente luego uno suma su experiencia en la presidencia del Concejo”. En ese contexto explicó que a medida que transitó los primeros meses de su gestión, fue armando el equipo de trabajo, “no con gente que piense como yo pero sí que compartamos el objetivo común, que para mí es dar respuesta al vecino”.
“En las reuniones con el gabinete yo siempre le digo a los funcionarios que los vecinos no tienen por qué saber si tenemos o no tenemos. Nosotros tenemos que dar respuestas como sea. Si no tenemos recursos debemos agudizar la creatividad porque el vecino tiene que llevarse una respuesta, aunque muchas veces eso no es fácil. Estar a cargo de una función ejecutivo no es fácil, es necesario tener mucha cintura política”, reflexionó la funcionaria quien se reconoció como “muy exigente en lo personal y con el equipo que trabajo”.