El paraíso de los escaladores
Piedra Parada y Cañadón de la Buitrera presentan un recorrido arqueológico por increíbles formaciones rocosas. Existen varios recorridos por distintas rutas de escalada además de caminatas y paseos para quienes no se atreven a la aventura.
Una original alternativa turística, a 120 kilómetros de Esquel, presenta un recorrido arqueológico por una formación rocosa que sirvió de pared de un antiguo volcán. A poca distancia se encuentra Cañadón de la Buitrera, un embudo de cinco kilómetros de largo formado por paredones que alcanzan los 200 metros, en el que los aborígenes tehuelches tendían emboscadas a los enemigos y lo utilizaban como lugar estratégico para la caza. Entre los numerosos atractivos que ofrece la Patagonia, la riqueza de sus hallazgos arqueológicos ocupa un lugar preponderante. En Chubut, a 120 kilómetros de Esquel, un paseo alternativo es Piedra Parada, que desde 2006 es Área Natural Protegida. Se trata de una recomendable excursión arqueológica de día completo y dificultad media que llega hasta una singular formación rocosa que formaba parte de un volcán extinguido hace miles de años y a su curioso entorno. Hay pinturas rupestres, fósiles y troncos petrificados sorprenden en el camino. La travesía se inicia saliendo de Esquel por la RN 40; luego es preciso seguir el desvío por la RP 12 hasta Gualjaina. Desde allí hay que avanzar unos 40 km más siguiendo el río Chubut. Piedra Parada tiene 100 metros de base y 260 metros de altura y sobresale, en medio del valle del río Chubut. Los fines de semana convoca miles de turistas que se acercan en grupos coordinados por agencias con guías especializados, o visitantes que prefieren optar por explorar el entorno por su cuenta, ayudados con el material de folletería que entrega el guardaparque al recibirlos para seguir la señalización de las 132 hectáreas protegidas. Se trata de un valioso hito para los deportistas ya que permite varios tipos de ascenso escarpado de acuerdo con la experiencia de quienes realicen el esfuerzo. Existen varios recorridos por distintas rutas de escalada. El primero se llama Sueño Lento y se accede a los 240 metros de altura. Con el segundo, llamado Big Bang, se puede llegar a los 248 metros y tiene un grado superior de complicación. Para quienes ya han realizado los recorridos anteriores, aún queda otra ruta a la que llaman Un Largo Camino a Casa, que requiere un mayor grado de técnica. La Piedra Parada forma parte de las guías de turismo aventura que habitualmente emplean los montañistas experimentados. Cabe destacar que toda el área natural protegida ofrece actividades para aquellos que no son especialistas en escalada. En medio de un valle colorido y extenso, es posible realizar actividades como el ciclismo de montaña, cabalgatas, trekking y pesca. Asimismo, muy cerca se encuentra la entrada al Cañadón de la Buitrera, un embudo de cinco kilómetros de largo formado por paredones de 40 metros, en el que los tehuelches tendían emboscadas a las tribus enemigas. Las atacaban desde lo alto de las paredes de piedra. Siguiendo un sendero utilizado a principios del siglo XX por los pobladores que cruzaban en carros tirados por mulas, se llega a cuevas y a rocas erosionadas, con formas divertidas de descifrar. La Virgen, El Duende, El Rostro del Indio y El Puma son algunas de estas intrincadas formaciones. Por lo propicio del terreno, las agencias de aventura suelen organizar trekking, rappel y escaladas. De esas culturas se conserva un patrimonio de pinturas rupestres, fósiles y troncos petrificados en el camino que posiciona al lugar como un centro paleontológico. ¿Qué te pareció esta noticia?