El fiscal jefe de Esquel, Marcelo Cretton, aseguró esta semana que estará listo el “informe preliminar” del perito ígneo que investiga el incendio y destrucción total de la confitería La Piedra, ubicada en el centro de esquí La Hoya. Pese a las versiones periodísticas, fuentes de la fiscalía aseguraron que no habría indicios que indiquen una participación del grupo RAM.

Trabajamos sobre tres hipótesis: un incendio intencional, culposo, imprudencia o negligencia, o una cuestión de fuerza mayor que provocó el fuego. Trabajamos sobre la mas grave, que es la intencional. Esto nos obligó a sumar a un perito ígneo especializado, quien ha trabajado intensamente.

La Fiscalía abrió un legajo de oficio para investigar el origen del incendio. Se dio intervención a un perito ígneo para establecer si fue intencional o por causas de otro origen. El Fiscal Jefe, Marcelo Crettón, en diálogo con medios de comunicación indicó que la Fiscalía está obligada a comenzar su trabajo con la hipótesis de máxima para evitar que se pierdan elementos valiosos a la investigación, cuando se establezca si se está o no ante un delito.

La intervención fiscal se realizó de oficio por la urgencia que requiere un siniestro de estas características. El lugar debe ser relevado por especialistas antes de que se produzcan modificaciones sustanciales que pudieran “contaminar la escena del hecho”. En caso de que el perito determinara que el incendio fue intencional, se trataría de un delito de acción pública, lo que habilita al inicio de la investigación, aun sin contar con una denuncia previa.

El perito trabajará con los datos y elementos recabados del incendio para la elaboración de su informe que posteriormente será remitido a la Fiscalía.

Como “nuestro medio de investigación es que fue intencional, para comenzar por la mayor de las hipótesis, es que pedimos los peritajes. No tenemos el informe oficial el perito aún. Si el perito confirma la teoría del caso, la intencionalidad irá de la mano de la autoría. Más allá de la pericia tomamos varias medidas en esta línea”.

Cretton dijo que “el lugar donde se produjo el incendio no es un lugar común. Es de difícil acceso. Lo que queremos es que el perito diga si fue fuerza mayor, negligencia o si alguien provocó una combustión intencional”. Agregó que será el peritaje el que determinará “qué produjo el incendio. Aunque veamos un bidón de nafta en el lugar, tenemos que relacionarlo con el fuego”.

Aseguró que el perito presentará “un informe preliminar que se debe corroborar y definir si la investigación se debe ampliar o no”.

Crettón resaltó que la Fiscalía en estos casos debe necesariamente trabajar con la hipótesis de máxima, del mismo modo que cuando se encuentra un cuerpo y se presume que se trataría de un suicidio.

“Siempre se trabaja como si fuera un homicidio, luego la pericia médica forense dirá efectivamente que ocurrió, pero no podemos perder evidencias de los primeros momentos desde el hallazgo”, indicó. “En este caso se trabaja como si se tratara de un incendio intencional, si no lo fue lo sabremos con la pericia y si el perito confirmara la hipótesis de máxima, cobrará valor el trabajo que ya hayamos realizado”.