El plebiscito en Esquel rechaza la explotación minera de oro
En un plebiscito, impuesto por la ciudadanía de Esquel, el 81 por ciento de los votantes rechaza, este día, un proyecto minero de explotación de oro y plata en las afueras de la ciudad.
En un plebiscito, impuesto por la ciudadanía de Esquel, el 81 por ciento de los votantes rechaza, este día, un proyecto minero de explotación de oro y plata en las afueras de la ciudad. Un año antes, se había confirmado que la empresa minera Meridian Gold estaba desarrollando un emprendimiento, a unos diez kilómetros de la ciudad. Para llevarlo adelante, contaba con apoyo explícito del gobernador José Luis Lizurume (radical) y del intendente Rafael Williams (Partido Justicialista). Poco antes, una comunidad mapuche denunció que la minera había ingresado en su territorio sin autorización. Estos indicios alarmaron a los vecinos que comenzaron a organizarse a través de asambleas con amplia participación de la comunidad. Así nació la Asamblea de Vecinos Autoconvocados por el “No a la Mina”, que convocó a sucesivas manifestaciones masivas de pobladores, que contaron con el apoyo de comunidades vecinas y de entidades defensoras del medio ambiente. “Contra todo el aparato del radicalismo y del Partido Justicialista, los vecinos redoblaron las charlas, muestras de cine, pintadas de murales. La minera y el gobierno repartieron chapas, zapatillas y alimentos en los barrios más humildes. “El gobierno provincial y el intendente trataron de desactivar cualquier posibilidad de cuestionamiento hacia el proyecto minero, instaló en los medios la idea de que la mina se hacía sí o sí”, explicó Gustavo Macayo, militante y uno de los abogados de la asamblea, y pidió no olvidar que hubo “muchos vecinos por el ‘no’ que fueron agredidos, perseguidos por patotas, víctimas de espionaje y amenazas”” (Darío Aranda. Página 12, 23/3/2013). La voluntad popular tuvo forma en la ley 5001, que prohibió la actividad en la provincia. Las poderosas razones de los manifestantes se basaron en los efectos contaminantes que tuvieron esas explotaciones en los sitios donde se llevaron a cabo y la tierra yerma que quedó cuando las empresas abandonan el lugar, luego de extraer toda su riqueza.   La oposición se extendió y también se realizaron consultas populares en los municipios vecinos de Trevelín, Lago Puelo y Epuyén, donde más del 90 por ciento de los votantes rechazó la actividad. En Gan Gan, un proyecto de Pan American Silver pretendía explotar plata y plomo, pero chocó con la resistencia mancomunada de las comunidades tehuelches y pobladores que lo impugnaban.