La subsecretaria de Educación, Alejandra Von Poeppel, señaló que las instituciones educativas deberán realizar un diagnóstico para definir qué adecuaciones promoverá. La cartera educativa emitió una circular donde contribuye a pensar la organización de los tiempos escolares.

A partir del reinicio de clases, luego del período invernal y tras el conflicto docente que significó la reducción del tiempo escolar de los estudiantes, la subsecretaria de Coordinación Técnica Operativa de Instituciones Educativas y Supervisión, Alejandra Von Poeppel, dijo que será fundamental el diagnóstico que cada equipo directivo y docente hará para determinar las adecuaciones que tomará cada establecimiento.

En tal sentido, señaló que es fundamental optimizar el tiempo escolar de enseñanza y priorizar los saberes, garantizando los aprendizajes prioritarios centrados en la terminalidad del año o ciclo educativo.

Al haberse generado situaciones dispares, según regiones y niveles educativos, será vital la tarea de acompañamiento, asesoramiento y orientación de los equipos de supervisión y de directivos, para que cada institución decida qué procesos situados y adecuaciones promoverá, en función de la continuidad pedagógica.

“Es central la reformulación de la planificación áulica. Cada uno atendiendo la particularidad del nivel. Así, en el Nivel Secundario, deberán preguntarse ¿qué es necesario considerar para los estudiantes de tercer año cercanos al cierre del básico? o ¿qué es lo urgente con los estudiantes de sexto año para que sigan estudiando o se inserten en mundo de trabajo?”, dijo como ejemplo.

Circular con aportes

Von Poeppel sostuvo que cada escuela debe garantizar a sus estudiantes alcanzar las metas propuestas. “Hemos enviado a las supervisiones una circular (que puede leerse en www.chubut.edu.ar) sobre organización de los tiempos escolares, a partir de la situación vivida, construida conjuntamente con las direcciones de cada nivel. Resulta imprescindible revisar las prácticas pedagógicas y focalizar la mirada en el reajuste de las propuestas de educativas, que garanticen siempre el aprendizaje de los estudiantes. Los actores educativos, pensarán en el diseño e implementación de estrategias diversas para lograrlo”, subrayó.

La circular difundida, incluye un documento de aporte, para cada uno de los niveles, en donde se brindan sugerencias. El Ministerio de Educación hace hincapié en que es preciso generar propuestas que permitan el desarrollo de capacidades a través de una ajustada selección de contenidos, para que todos los estudiantes puedan apropiarse de saberes significativos y relevantes.

“Cada institución debe ser muy clara y precisa al momento de analizar su situación pedagógica para diseñar una propuesta educativa. Deberán tomar decisiones sobre la enseñanza, para que los alumnos puedan apropiarse de los saberes necesarios para seguir aprendiendo”, dijo la funcionaria.

Luego, sobre el modo de instrumentación de esa propuesta, indicó que hay varias maneras para que las escuelas ajusten los contenidos y se centren en los aprendizajes prioritarios.

“Hay distintas acciones posibles, por ejemplo priorizando y jerarquizando los contenidos, analizando y eligiendo estrategias metodológicas, readecuando las planificaciones áulicas, optimizando el tiempo real en clase, atendiendo a las continuidades en las trayectorias escolares de los estudiantes. Recuperando el concepto de ciclo y priorizando saberes que cada estudiante debería poder acreditar al final de cada ciclo. Todo deberá hacer foco en aquellas actividades imprescindibles para el logro de nuevos aprendizajes”, destacó.