El Tribunal Oral en lo Penal de Valdivia, fijó para el viernes 14 la lectura de la sentencia en el marco del juicio contra Facundo Jones Huala, imputado por el incendio de un fundo y por tenencia ilegal de un arma.

El jueves se leerán los alegatos de clausura en los cuales las partes expondrán su pretensión de pena para el lider mapuche, según las pruebas presentadas durante las ocho audiencias.

En la primera jornada del juicio, el fiscal Sergio Fuentes Paredes adelantó que solicitaría a los jueces 12 años de prisión efectiva por el incendio y 3 por la tenencia del arma. La querella adhirió a esa posición y la defensa, representada por el abogado Luis Soto Pozo exigió la absolución de Jones Huala por falta de pruebas.

El líder mapuche oriundo de Bariloche está acusado de haber incendiado el fundo Pisu Pisué en la región de la Araucanía en 2013 y también está imputado por la tenencia ilegal de armas. El fiscal de Valdivia también lo había culpado por ingresar a Chile por un paso ilegal y por la tenencia de proyectiles; pero el juez federal subrogante de Bariloche, Gustavo Villanueva, descartó esos dos delitos durante el juicio de extradición.

Según describe la acusación fiscal, el 9 de enero de 2013 Jones Huala junto a los chilenos Fénix Delgado Ahumada y Cristian García Quintul ingresaron encapuchados al predio, vestidos con ropas del tipo militar y portando armas de fuego, intimidaron al grupo familiar del cuidador y los obligaron a salir del domicilio, para luego rociar la vivienda con una mezcla de gasoil y aceite quemado, prendiéndola fuego. Después, los acusados tomaron los teléfonos celulares de los ocupantes del inmueble y escaparon efectuando disparos al aire.

Veinte días después, personal de la Policía de Investigaciones en cumplimiento de una orden de entrada y registro, ingresó al domicilio de la machi Millaray Huichalaf Pradines, ubicado en la comuna de Río Bueno, y encontró a los tres acusados por el incendio pernoctando en el lugar y procedieron a su detención.

Según la misma acusación, en el sector de la vivienda en la que descansaba Jones Huala, encontraron armas de fuego de fabricación casera, municiones para la misma y comprobaron que había ingresado al vecino país por un paso no habilitado, eludiendo controles fronterizos y violando las leyes migratorias. Además en el recinto hallaron otros elementos compatibles con los utilizados para iniciar el fuego en el fundo Pisu Pisué.

Jones Huala se fugó de la prisión en Chile y fue detenido nuevamente en junio de 2017 en el paraje Villegas, a unos 60 km al sur de Bariloche. Posteriormente fue trasladado al penal federal de Esquel, donde permaneció detenido más de un año y en septiembre fue extraditado a Chile.