En Trelew se esperaba que suba aún más. Y en Rawson llega a los 41. La gente llenó las playas.

Hace 20 días atrás y con 25 grados, Trelew era la ciudad más “agradable” en cuanto al clima del país. Es que la mayoría de las provincias eran un horno. Hoy la ecuación cambió: con el termómetro arañando los 40 grados la ciudad patagónica se convirtió en un infierno., El calor sale del asfalto y el viento caluroso del norte hace imposible transitar por las calles. A tal punto que, de acuerdo a las informaciones, es una de las ciudades más calurosas del país. Las otras dos también son de Chubut: Comodoro Rivadavia con 34 y la localidad de Paso de Indios (sobre ruta 25, camino a la cordillera) con 36.

En los alrededores del Valle inferior del Río Chubut, las temperaturas también son altas y por eso la gente se volcó masivamente a las playas. En Rawson pasadas las 14, la temperatura era de 41 grados. Uno menos en el balneario de Playa Unión, ubicado a 5 kilómetros de la capital de la provincia. La gente buscó refugio masivamente en esa costa del Atlántico t pasado el mediodía la escena era similar a la Bristol marplatense en pleno verano.

Lo mismo ocurría en localidades como Gaiman y Dolavon. Pero, lejos del mar, la gente prefirió la brisa tenue de la costa del Río Chubut. Alli también se respiraba un poco con temperaturas que en esos lugares superaban los 37 grados.

En tanto Puerto Madryn también vive una jornada de intenso calor. Aunque un poco menos: 34 grados a las 13. Sin embargo se esperaba que la temperatura siga en ascenso con el correr de las horas. Las playas de la ciudad del Golfo Nuevo, que este año tiene como máxima atracción turística el avistaje del delfín oscuro, fueron elegidas por los habitantes de la ciudad para escapar del calor.

Según los pronósticos la temperatura irá descendiendo por la noche. Y para mañana, en la zona del valle se espera una temperatura máxima que irá desde los 31 a los 33 grados. Y aunque parezca mentira, para el viernes que viene, la máxima será de apenas 19 grados, según el pronóstico extendido. Pero eso hoy importa poco. La gente disfruta de la playa huyendo de un calor insoportable, un sol a pleno y el viento de apenas 13 kilómetros por hora.