Espiaron a 34 personas y ya investiga la Justicia federal
Los fiscales pusieron a disposición del juez Guido Otranto las fichas personales de los involucrados.
Los fiscales María Bottini, Fernando Rivarola y Fernanda Révori se presentaron en el Juzgado Federal de Esquel para formalizar una denuncia por espionaje ilegal. Además declararon y pusieron a disposición del juez Guido Otranto la información disponible, en especial el material denunciado y los datos del agente que los llevó a la Fiscalía. El Juzgado Federal sorteará los mecanismos previstos por la norma en torno a la reserva de identidad que gozan estos agentes. El procurador general Jorge Miquelarena, en FM Tiempo Esquel, enfatizó el “repudio a todo este tipo de tarea de inteligencia interior que se realizó”. Y consideró que amerita una investigación penal de la Justicia Federal. “Esto me hace acordar mucho a aquel episodio de la Base Zar de Trelew, de donde había un seguimiento a vecinos de toda la provincia; en ese tiempo hasta había una ficha mía, y me constituí en querellante y como representante de algunas autoridades, porque era fiscal de Estado. Era tan absurdo como lo que estamos viviendo ahora”. “Por lo absurdo y pueril no podemos minimizarlo, porque debemos recordar que años atrás, por cuestiones como éstas la gente desaparecía”, dijo el procurador, quien subrayó que “nunca jamás la Fiscalía pidió este tipo de tareas”. Miquelarena explicó que en Fiscalía no conocían el contenido de la carpeta con esa información, porque no había sido abierta. “Cuando nos desayunamos supimos de qué se trataba, y por eso fueron citados los 34 vecinos, para que observen en persona qué había en la carpeta respecto de ellos”. No pueden revelar el nombre del espía que se presentó en la Fiscalía, cuya entrevista está filmada y grabada, por imperio de la Ley 25.520 que refiere al relevamiento del secreto. Pero a partir de la denuncia de los fiscales, será el juez Otranto el interesado en develar la identidad. “Por lo que se ve, los jefes de inteligencia cambian pero la mecánica sigue siendo la misma”, dijo, y advirtió que la ficha y el contenido en el caso de Esquel, es similar a lo que se dio en la Base Zar, caso que terminó con varios marinos condenados, incluso el exjefe de la Armada Argentina, Jorge Godoy. También analizó el procurador que esta situación de Esquel tiene más que ver con el movimiento del “No a la mina” que con la usurpación de tierras de Benetton en Leleque. Solidaridad de Andén La concejal y candidata a diputada provincial de Chubut Somos Todos, Zulema Andén, repudió lo ocurrido y manifestó su “solidaridad con las personas espiadas, gente de bien que hace una tarea impecable en educación, periodismo y otras actividades, como también funcionarios. Es muy triste lo que está pasando, deberíamos ponernos de pie para repudiar esto desde todos los espacios de nuestra comunidad”. Prensa El Sindicato de Trabajadores de Prensa del Oeste del Chubut, con un comunicado titulado “Ni listas negras ni excusas”, firmado por su secretario general Jorge Naón, y el adjunto Luis Llevilao, advirtió que “nuestro gremio de administradors y comunicadores sufrió la desaparición forzada de más de un centenar de sus militantes en época de dictadura,por el sólo hecho de estar en una agenda o tener un compromiso social, político o laboral”. “Alto riesgo” “La nuestra es una profesión que, en el mundo, está calificada de alto riesgo social. Hacemos las preguntas que el poder no quiere escuchar, investigamos, asumimos conflictos sociales al ser canales de comunicación entre los vecinos. Por esta misma razón, y sabiendo que la incomodidad del poder obliga a dar respuestas, es que no podemos dejar de interpelar”. “No obstante –siguió el comunicado- el estar en una `lista´, con la calificación que se le pretenda dar, es repudiable e inimaginable que el Estado produzca semejante afrenta a la opinión pública, y a nuestros colegas. Nuestra solidaridad y compromiso para aclarar esta situación y el repudio más enérgico a este tipo de prácticas”. De esta manera siguen las repercusiones por un caso muy preocupante sobre inteligencia ilegal en la cordillera chubutense.