Esquel invita a disfrutar sus delicias gastronómicas
Las delicias galesas, tanto dulces como saladas, acompañadas por la cervecería artesanal, completan la oferta de un arte culinario que en Esquel se expresa con propuestas gourmets que son destacadas a nivel mundial.
La localidad chubutense invita a disfrutar de los deslumbrantes paisajes de la Patagonia andina y de una gastronomía muy particular que, gracias a la fusión de los sabores de los pueblos originarios y de los inmigrantes, logra deliciosos platos típicos que tienen como protagonistas a los salmónidos, al ciervo y al cordero.   Las delicias galesas, tanto dulces como saladas, acompañadas por la cervecería artesanal, completan la oferta de un arte culinario que en Esquel se expresa con propuestas gourmets que son destacadas a nivel mundial.   El secretario de Turismo de Esquel, Diego Lapenna, señaló hoy a Télam que “la experiencia gastronómica en el turismo tiene singular importancia porque es uno de los factores que permanecerá por más tiempo en la memoria del viajero, aún cuando se hayan visto y disfrutado paisajes espectaculares o realizado actividades deportivas y de esparcimiento sin precedentes”.   “Esto incluye, sin lugar a dudas, la calidad de la gastronomía, pero por sobre todas las cosas, la innovación de los platos ofrecidos y el ambiente agradable donde se comparten estos momentos”, agregó el funcionario.   Esquel se destaca por contribuir con su diversidad de sabores en el deslumbrante mundo del turismo gastronómico, donde conocer y experimentar determinados tipos de comidas y bebidas de esta región no son acciones dirigidas sólo a personas conocedoras del arte del buen comer y beber, sino también a los turistas que eligen un mosaico determinado de delicias gourmet.   Los establecimientos gastronómicos de esta localidad han mejorado sus propuestas culinarias a raíz de que tanto los turistas como los residentes son cada vez más exigentes.   Lapenna destacó que “este proceso de innovación hace que en ningún restaurante gourmet falten los ahumados, el cordero patagónico o la trucha, que son productos típicos y protagonistas de la cocina de la región”.   El jabalí y el ciervo, acompañado de distintas guarniciones y combinaciones, completan las comidas más demostrativas de este proceso.   Los chocolates, las frutas finas como las frambuesas, frutillas y grosellas cosechadas en los alrededores, marcan la identidad de una repostería fresca y original que también se renueva en forma constante.   La torta negra galesa chubutense es uno de los componentes más conocidos de la especialidad repostera de esta zona, porque responde a una creación de aquellos inmigrantes que llegaron en los primeros años del siglo XIX y cuyos descendientes resguardan en la actualidad ese proceso de elaboración.   El secretario de Turismo de Esquel afirmó que esta torta “ya forma parte de la riqueza cultural de la región” y dijo que “aunque las recetas no suelen variar en cuanto a sus elementos, la forma de preparación es un secreto guardado por cada familia”.   El circuito de la cerveza artesanal en Chubut se extiende a todos los rincones de la provincia, pero los antecedentes indican que todo comenzó en la Comarca Andina, tierra de artesanos por naturaleza y cuna del lúpulo, gracias a la llegada de inmigrantes galeses y alemanes.   Así, en esta área de la Patagonia se pueden encontrar por lo menos quince emprendedores y la primera Cooperativa de Cerveceros de la Patagonia (CooCePa), que tienen una producción mensual promedio de 1.000 litros por marca, entre las que se destacan las cervezas rojas, negras, Golden, IPA, Stout, Scottish, APA, de Trigo, Porter e Irish Red, entre otras.   Esquel, además, se caracteriza en especial por la elaboración de chocolates puros, templados, mezclados con frutos secos y dulces regionales que dan lugar a exquisitas combinaciones de texturas cremosas de inigualable sabor.   Lapenna subrayó que “las tabletas alpinas, el chocolate en rama, los bombones rellenos y las almendras bañadas son algunas de las dulces tentaciones que provee este destino para que el turista pueda llevarse un recuerdo que perdurará en el corazón y la mente”.   “La gastronomía es una excelente vía para conocer la ciudad y sus alrededores, donde la naturaleza excepcional del Parque Nacional Los Alerces, la travesía en la Trochita o el acercamiento a la cultura y las tradiciones de las comunidades mapuche-tehuelches son las opciones salientes”, indicó el máximo referente del turismo esquelino.   “Además, Esquel cuenta con alojamiento para todas las necesidades, con hoteles de diferentes categorías, hosterías, cabañas, apart-hotels, posadas, departamentos y alojamientos en casas de familia”, sostuvo por último Lapenna.