Con este esperan llevar conexión a internet a sitios que no cuentan con acceso a la web.

La gigante de las redes sociales busca hacer llegar conexión de internet a lugares donde la instalación de cables de fibra óptica es de alta dificultad, por su ubicación geográfica. El satélite enviaría conexión a estos sitios, lo que permitiría a muchas personas contar con la oportunidad de acceder a la web.

Los representantes de la compañía sostuvieron reuniones desde el 2016 con la Comisión Federal de Comunicaciones de EE.UU, para conseguir la aprobación para realizar el lanzamiento del objeto, que orbitará cerca de la tierra y de momento se tiene pensando que esto suceda a partir del 2019.

Con esta iniciativa de llevar internet a lugares remotos, Facebook se suma a la carrera de emporios privados, como Space X y Softbank- backed One Web, de conquistar el espacio.

Facebook busca lanzar el primero de miles de satélites a la órbita terrestre baja en 2019 para llevar Internet a regiones del planeta sin o con poca conectividad, reportó Wired la semana pasada con base en documentos obtenidos de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés). Facebook le confirmó a Wired esta información.

Esta decisión por la gigante red social le permitirá continuar su objetivo de agregar a millones de usuarios adicionales a su plataforma de más de 2,200 millones. Facebook recientemente decidió suspender su iniciativa de usar drones para transmitir Internet en lugares donde aún no existe suficiente infraestructura para conectar al Internet a la otra mitad de la población del mundo.

Bajo el nombre PointView Tech LLC, que es el nombre que aparece en los documentos, Facebook lanzará el satélite Athena unos 100 a 1,250 millas sobre la superficie de la Tierra. Otras compañías con intereses similares incluyen SpaceX de Elon Musk y OneWeb de Softbank, la compañía matriz –junto con Deutsche Bank– de las telefónicas estadounidenses T-Mobile y Sprint.

Estos planes por la compañía de Menlo Park no son exactamente nuevos. En septiembre del 2016 se dio a conocer que la explosión de un cohete Falcon resultó en la pérdida de un satélite de Facebook que tenía como fin proveer servicio de Internet a partes del continente africano.