Se trata de Werther Aguiar quien había acompañado a la familia en el momento del hallazgo del cuerpo. Se lo imputa por vulneración de documentación secreta.

Apenas habían pasado horas del hallazgo del cuerpo del joven, sus fotos en la morgue de Esquel comenzaron a replicarse en varios teléfonos. No pasó mucho tiempo hasta que se determinó que, quien había replicado esas imágenes era Werther Aguiar, un médico legista que estuvo acompañando a la familia en el momento que encontraron el cuerpo de Santiago.

“Si necesitan algo, me llaman”, les dijo Aguiar y les palmeó las espaldas a Sergio Maldonado y a su compañera, Andrea Antico. Horas después y ante la demora de los peritos de la policía federal que era los encargados de tomar imágenes el médico se tomó la atribución de fotografiar pero además de viralizar.

El legista fotografió el cuerpo de Santiago desde diferentes ángulos. Desde la fiscalía, dijeron que se recuperaron las fotografías tomadas por las otras tres personas que sí tenían autorización para hacerlo y que ninguna de ellas se corresponde con las que fueron viralizadas por las redes sociales. Las personas autorizadas para fotografiar el cuerpo eran el perito de la familia Maldonado, Alejandro Incháurregui; el médico legista Ricardo Chevarlzk; el secretario del juzgado, Leonardo Barzini y Aguiar.

Para determinar la responsabilidad de Aguier, se peritó el celular del médico, hubo declaraciones testimoniales y se agregaron soportes fílmicos y fotográficos que lo ubican tomando fotos. El equipo de teléfono a nombre del médico fue dado de baja el 30 de octubre, diez días después del día que encontraron al joven.

Werther Aguiar será juzgado por violación de secreto, figura criminal inscripta en el artículo 157 del Código Penal que “reprime con prisión de un mes a dos años e inhabilitación especial de uno a cuatro años al funcionario público que revelare hechos, actuaciones, documentos o datos que por ley deben ser secretos”.

Además del procesamiento, el fallo que se basa en una investigación encabeza por Guido Otranto, determina también un embargo por el monto de $ 10 mil dólares.

En caso de ser encontrado culpable en el juicio deberá ser exonerado de la fuerza, actualmente se encuentra sumariado por la Policía Federal y puesto a disponibilidad. A pesar de que el médico está imputado sigue desarrollando tareas en el Hospital de Esquel.

Apenas habían pasado horas del hallazgo del cuerpo del joven, sus fotos en la morgue de Esquel comenzaron a replicarse en varios teléfonos. No pasó mucho tiempo hasta que se determinó que, quien había replicado esas imágenes era Werther Aguiar, un médico legista que estuvo acompañando a la familia en el momento que encontraron el cuerpo de Santiago.

“Si necesitan algo, me llaman”, les dijo Aguiar y les palmeó las espaldas a Sergio Maldonado y a su compañera, Andrea Antico. Horas después y ante la demora de los peritos de la policía federal que era los encargados de tomar imágenes el médico se tomó la atribución de fotografiar pero además de viralizar.

El legista fotografió el cuerpo de Santiago desde diferentes ángulos. Desde la fiscalía, dijeron que se recuperaron las fotografías tomadas por las otras tres personas que sí tenían autorización para hacerlo y que ninguna de ellas se corresponde con las que fueron viralizadas por las redes sociales. Las personas autorizadas para fotografiar el cuerpo eran el perito de la familia Maldonado, Alejandro Incháurregui; el médico legista Ricardo Chevarlzk; el secretario del juzgado, Leonardo Barzini y Aguiar.

Para determinar la responsabilidad de Aguier, se peritó el celular del médico, hubo declaraciones testimoniales y se agregaron soportes fílmicos y fotográficos que lo ubican tomando fotos. El equipo de teléfono a nombre del médico fue dado de baja el 30 de octubre, diez días después del día que encontraron al joven.

Werther Aguiar será juzgado por violación de secreto, figura criminal inscripta en el artículo 157 del Código Penal que “reprime con prisión de un mes a dos años e inhabilitación especial de uno a cuatro años al funcionario público que revelare hechos, actuaciones, documentos o datos que por ley deben ser secretos”. En caso de ser encontrado culpable en el juicio deberá ser exonerado de la fuerza, actualmente se encuentra sumariado por la Policía Federal y puesto a disponibilidad. A pesar de que el médico está imputado sigue desarrollando tareas en el Hospital de Esquel.

Apenas habían pasado horas del hallazgo del cuerpo del joven, sus fotos en la morgue de Esquel comenzaron a replicarse en varios teléfonos. No pasó mucho tiempo hasta que se determinó que, quien había replicado esas imágenes era Werther Aguiar, un médico legista que estuvo acompañando a la familia en el momento que encontraron el cuerpo de Santiago.

“Si necesitan algo, me llaman”, les dijo Aguiar y les palmeó las espaldas a Sergio Maldonado y a su compañera, Andrea Antico. Horas después y ante la demora de los peritos de la policía federal que eran los encargados de tomar imágenes, el médico se tomó la atribución de fotografiar el cuerpo y además, viralizar las imágenes.

El legista fotografió el cuerpo de Santiago desde diferentes ángulos. Desde la fiscalía “se recuperaron las fotografías tomadas por las otras tres personas que sí tenían autorización para hacerlo y que ninguna de ellas se corresponde con las que fueron viralizadas por las redes sociales”.

Para determinar la responsabilidad de Aguier, se peritó el celular del médico, hubo declaraciones testimoniales y se agregaron soportes fílmicos y fotográficos que lo ubican tomando fotos. El equipo de teléfono a nombre del médico fue dado de baja el 30 de octubre, diez días después del día que encontraron al joven.

Werther Aguiar será juzgado por violación de secreto, figura criminal inscripta en el artículo 157 del Código Penal que “reprime con prisión de un mes a dos años e inhabilitación especial de uno a cuatro años al funcionario público que revelare hechos, actuaciones, documentos o datos que por ley deben ser secretos”.

En caso de ser encontrado culpable en el juicio deberá ser exonerado de la fuerza, actualmente se encuentra sumariado por la Policía Federal y puesto a disponibilidad. A pesar de que el médico está imputado sigue desarrollando tareas en el Hospital de Esquel.