Fue resaltado el trabajo de la reparación a cero de la Máquina Nº 114
Será la que se embandere para participar del acto del 25 de Mayo
Gabriel Asenjo, Técnico Mecánico responsable de G y G Metalmecánica SRL., junto al Secretario de Turismo Municipal, Américo Austin, en rueda de prensa, destacaron ayer el histórico trabajo realizado en los talleres de Esquel de La Trochita, con los mismos trabajadores locales que permitió la restauración completa y puesta en funcionamiento de la Locomotora 114, que estaba abandonada en la Estación Nahuelpan y que ya cumple funciones.
Lo hicieron en el marco del 70º aniversario de la llegada a Esquel del Viejo Expreso Patagónico.
Fue Américo Austin quien tuvo a su cargo la presentación de esta actividad que se completó con la proyección de un video mostrando todos los pasos que llevó la restauración y reparación a cero, de la Locomotora 114.
Luego de destacar la presencia y la profesionalidad de Gabriel Asenjo, entre otras cosas, dijo: “Gabriel ha realizado un trabajo magnífico junto al equipo local de trabajadores de La Trochita lo que se considera un hecho histórico para enmarcarlo en los festejos de los 70 años”.
“Por primera vez en Esquel se hizo una reparación completa de una locomotora, dando participación a nuestros empleados lo que ha significado una experiencia muy importante”, consideró el funcionario, entre otras cosas, acotando: “También destacamos el aporte de proveedores locales, como torneros y soldadores”
216 días de trabajo
Gabriel Asenjo, por su parte, detalló la labor que se llevó a cabo con esta máquina modelo 1922, destacando: “El desafío fue hacer el trabajo en Esquel, con gente de Esquel y proveedores de Esquel lo que se logró en un 100%, excepto con los ejes motrices por sus grandes tamaños”.
Del trabajo, comentó: “Se comenzó con la caldera, haciendo todo el desarme correspondiente, verificándose las partes que estaban deterioradas para reemplazarlas. Una vez que la caldera estuvo terminada, se hicieron los ensayos como marca la reglamentación y fue aprobada por el Ing. Pablo Alvaro, que en su momento estaba a cargo de La Trochita de la parte técnica”.
“Logrado tener el corazón de la máquina – que es la caldera – totalmente concretado, se procedió a la reparación mecánica y estética de la máquina”, siguió comentando Asenjo.
“Este trabajo consumió un tiempo de 216 días, lográndose concretar la labor completa, desde el comienzo hasta el día que la máquina salió a la vía”. agregó.
Más allá de destacar el trabajo de los empleados del tren en Esquel, resaltó el aporte el tornero Camerlo y de Vitus Braig de quienes dijo: “Nunca dijeron que no a nada”.
Siguió su relato dando otros detalles técnicos que insumió la reparación a cero de la máquina 114.