Fueron excarcelados los siete detenidos de la causa mapuche
De pie, Buchile se explayó sobre los balazos que recibió su camioneta
Lo dispuso el juez Hernán Dal Verme quien previamente declaró la legalidad de la detención de los implicados a quienes conminó a presentarse ante la justicia cada vez que sean requeridos durante los seis meses que dure la investigación. Por otra parte el juez ordenó iniciar a pedido de la defensa y querella otra investigación por apremios ilegales contra los policías intervinientes. Se desestimó la prueba de portación de elementos explosivos (tipo molotov) en la causa judicial provincial, aunque podrían arrimarse estas pruebas a la causa federal ya que tal vez las intenciones para con estos envases combustibles sería utilizarlos con el fin de repeler el despeje de las vías ordenado por la justicia federal a cargo de Guido Sebastián Otranto. La audiencia finalizó a las 18:30 este jueves y había comenzado a las 9:30 de la mañana con el juez Colabelli que fue recusado por el “miedo” manifestado por los acusados a que dicho juez defina su libertad. Entre las curiosidades que se ventilaron en la causa fue una inconsistente cantidad de animales que eran arreados por algunos de los encartados, presuntamente malhabidos porque para el fiscal Mayer superaban los 300 vacunos y que a su vez el arreo se hacía de a pie, cuestión que supo refutar el veterinario Seguí señalando que es algo imposible y mucho menos de a pie porque una vaca se desplaza a un doble de la velocidad de un ser humano. Seguí admitió que arreaban ganado, unas treinta cabezas pertenecientes a la comunidad y que se habían salido del perímetro. Por lo tanto Ivana Huenelaff (artesana de El Bolsón, madre de seis niños), Jorge Buchile Calfú (Comunicador social de una FM de El Bolsón), la joven Daniela González Curapil (de San Carlos de Bariloche), Javier Salvador Ruiz (de Paraje Golondrinas), Gustavo Jaime (docente de El Bolsón) y los hermanos Pablo y Gustavo Seguí de Lago Puelo (estudiante universitario y veterinario respectivamente) recibieron inmediatamente su libertad, previo a un diagnostico realizado por un médico forense tendiente a revisar cualquier dolencia que les aqueje.