Incidentes tras la decisión de la Justicia de aceptar la extradición a Chile de Facundo Jones Huala
El juez Gustavo Villanueva adelantó la lectura de la sentencia por razones de seguridad.
Como se esperaba, el juez Gustavo Villanueva aceptó el pedido de extradición a Chile de Facundo Jones Huala. Mientras, fuera del juzgado de Bariloche efectivos de Gendarmería y PSA avanzan para desalojar a los manifestantes que fueron a pedir por la libertad del lonko El magistrado leyó el fallo al fiscal Jorge Bagur Creta y a la abogada defensora Sonia Ivanoff en su despacho en el juzgado federal de Bariloche. Jones Huala solo pudo seguirlo por videoconferencia desde Esquel. En el juzgado justificaron la medida por razones de seguridad y falta de espacio, en base a la Acordada 20/13 de la Corte Suprema. El proceso se demoró hasta cerca del mediodía por la negativa del referente mapuche, que pretendía asistir a la lectura de la sentencia. Gendarmería y PSA corrieron 200 metros a los manifestantes sobre la avenida San Martín. Los mapuches avanzaron contra las vallas después de un mensaje por radio de Huala: “Con el enemigo no se discute, se lo combate”. Le acababan de comunicar el fallo. Acto seguido, los mapuches presentes derribaron las vallas de contención y golpearon a los efectivos con palos y tiraron gases y piedras. Las fuerzas de seguridad respondieron con balas de goma y la manifestación se desconcentró. El ex combatiente de la RAM -como él mismo se reconoció durante la audiencia del pasado miércoles- todavía no será trasladado a Chile. Podrá apelar a la Corte Suprema. Ivanoff también planteó llevar el caso a tribunales internacionales, como la Corte Interamericana de Derechos Humanos. El máximo tribunal no tiene tiempos preestablecidos para definir la situación del líder mapuche, que seguiría preso en Esquel. El poder judicial chileno acusa a Jones Huala por un incendio y por la portación de armas caseras en la zona de Valdivia en 2013. El fallo completo se publicará en el sitio del Centro de Información Judicial. Las puertas del juzgado amanecieron valladas y custodiadas por efectivos de PSA. Afuera se congregaron administradors y miembros de la comunidad mapuche a la espera del fallo. Entre los segundos, llevaba la voz cantante Matías Santana, quien relató que a Santiago Maldonado lo secuestró Gendarmería. Al respecto dijo que no fue citado a indagatoria por el juez Guido Otranto y reiteró su versión de los hechos. “Seguiremos organizándonos para tener Justicia, la Justicia huinka (blanca) es para ellos”, dijo. Alrededor de 50 mapuches presentes -acompañados por organizaciones sociales- cantaron e hicieron sonar sus trutrucas (trompetas con cuernos de vaca) que mezclaban con alaridos en apoyo al lonko. También hubo manifestaciones en Neuquén y en Esquel. Jones Huala, de 31 años, se expone a penas de hasta 15 años en Chile, pero podría ser liberado en el corto plazo tal como ocurrió con todos los demás imputados en la misma causa. Un proceso anterior de extradición había sido iniciado en 2016, pero el juez federal Guido Otranto lo declaró nulo y liberó a Jones Huala luego de que se conocieran torturas a un testigo. Por orden de Villanueva permanece detenido desde hace 8 meses en Esquel, porque el pedido de extradición seguía vigente, igual que las alertas de Interpol. “Quisieron hacerlo sin público y sin prensa, a espaldas de todo. Si no es persecución política, ¿qué es?”, volvió a preguntar desde el penal Jones Huala en una comunicación con Radio Zona Libre, que fue transmitida por altoparlantes en las puertas del juzgado. “Los delitos políticos no son extraditables. No hay debido proceso. Tienen que encontrar a los responsables políticos de las muertes de Santiago Maldonado y Rafael Nahuel”, añadió el lonko. “El mismo escándalo que le hice a los jueces acá, se lo voy a hacer peor a la Justicia chilena”, sentenció. Y volvió a negar su participación en el incendio que se le importa. “Entiendo el modus operandi y el objetivo de los penis (hermanos)”, sostuvo antes de afirmar que el juez y el fiscal están alineados con el presidente Mauricio Macri, el jefe de Gabinete Marcos Peña, la ministra de Seguridad Patricia Bullrich y su par de Energía, Juan Jose Aranguren.
“No tengan miedo por el poderoso y el huinka. Tarde o temprano vamos a ganar, porque estamos luchando por cosas justas, por nuestras tierras a ambos lados de cordillera. Si no quieren dialogar, nos tenemos que defender”, advirtió en un último mensaje para su comunidad.