Juez Federal inspeccionó whiskerías donde presumen se ejercía la prostitución
Los vecinos de Alberdi y Almafuerte se vieron sorprendidos en la mañana de ayer por el fuerte despliegue del personal de Gendarmería Nacional que se constituyó en el lugar para realizar una inspección ocular al edificio donde funcionaba una de las whiskerías allanadas del año pasado por la sospecha de que se facilitaba la prostitución de numerosas mujeres traídas de República Dominicana.
El operativo estuvo encabezado por el Dr. Guido Otranto, juez federal de Esquel, quien poco después realizó un trámite similar en la esquina de 25 de mayo y Almafuerte. Se trata de los dos locales donde teníamos estas cuestiones por aclarar, la intención era determinar algunos puntos de la distribución interna del lugar, dijo el propio Otranto. Ése fue el motivo de mi presencia y de la gendarmería en el lugar, en particular la distribución de las habitaciones y demás. Reconoció que actualmente el lugar no estaba funcionando, no vive nadie y estaba en estado de desorden. Sobre la causa, anticipó que en unos 10 días ya tendré resuelta la situación procesal de las personas indagadas en relación con estos hechos. Esto fue una investigación que se inició el año pasado, a cargo de la Gendarmería con la Fiscalía Federal, para determinar si en Esquel y otras ciudades de la región había lugares habilitados como whiskerías donde se facilitara la prostitución. Con la asistencia de la oficina de rescate del Ministerio de Justicia de la Nación. Otranto recordó que cuando se hicieron los primeros allanamientos había dependiendo del bar, entre 5 y 6, en su mayoría extranjeras. Por esta causa hay entre 10 y 12 personas indagadas y en principio no podría adelantar si tenían relación.